MATERNIDAD PLENA

5 Claves ahora que vas a ser madre

Las madres necesitamos una red amorosa que nos sostenga para poder confiar en nosotras mismas y en nuestro hijo.

1. Buscar el apoyo necesario

1 / 5

1. Buscar el apoyo necesario

Toda madre necesita apoyo, cariño y ayuda. Tu madre, tu pareja, una amiga o un grupo de madres, en tu situación, forman parte de esta red que te sostendrá. Es imprescindible delegar tareas de la casa y poder descansar junto a tu hijo. Criar a un bebé requiere de una disponibilidad física y emocional completa.

 

2. El papel del padre

2 / 5

2. El papel del padre

La pareja puede convertirse en el mejor soporte para que madre e hijo puedan centrarse en sí mismos y en su enamoramiento…, pero no hay que exigirle que se convierta en un súper papá. Tanto con la pareja como con los demás, expresemos nuestros deseos de manera eficaz, huyendo de las indirectas. Él también nos necesita a nosotras, sin sentir que se queda al margen.

 

3. Redescubrir la sexualidad en pareja

3 / 5

3. Redescubrir la sexualidad en pareja

El posparto no dura 40 días; pasado ese tiempo seguimos agotadas, sin deseo de actividad sexual. Necesitamos encuentros delicados, llenos de caricias y abrazos. Tal vez tengáis que reencontrados cretinamente desde lugares diferentes, porque ya no sois la misma mujer y el mismo hombre que antes de convertidos en padres. Vuestra vida, en este momento, está inundada por las necesidades físicas y emocionales de un niño pequeño y, probablemente, la intimidad tenga que encontrar un cauce distinto. Ese es el desafío: buscar el encuentro, la conexión y el placer de un modo totalmente nuevo, sin referentes anteriores.

 

4. La intuición, la mejor guía

4 / 5

4. La intuición, la mejor guía

Aunque a veces te sientas insegura piensa que para tu hijo no hay otra madre mejor. Escuchemos más a nuestro ser interior y menos a las voces que vienen de fuera.

Confiar en tu intuición es tu mejor brújula. Y también necesitas rodearte de personas generosas, que estén atentas a lo que tú, tu pareja y tu hijo necesitáis.

Nos equivocamos todos, pero la mejor manera de hacer las cosas es probando, equivocándonos y volviendo a probar de nuevo, una y otra vez.

 

5. También tu hijo es tu maestro

5 / 5

5. También tu hijo es tu maestro

Los niños también nos ayudarán. Observemos sus ritmos naturales y genuinos e intentemos acomodarnos. Ellos conocen y están conectados con lo que realmente necesitan.