dormilon cuadrado

Sueño Infantil

Bebés inquietos: ¿cuándo dormirá toda la noche?

Es normal que se despierte varias veces hasta los dos años, pero si le regalas días felices, tendrá noches más tranquilas. Recuerda que la lactancia favorece que duerma más

Rosa Jové

Una de las mayores quejas que manifiestan los padres suele ser que su hijo se despierta mucho por las noches. Este lamento está condicionado muchas veces por la necesidad que tenemos los adultos de cumplir con un horario laboral, ya que, aunque se despierten varias veces, los niños suelen estar bien al día siguiente, para asombro de la mayor parte de los padres.

Todos los que estamos leyendo este artículo nos despertamos entre 8 y 10 veces por noche. ¿Cuál es la causa? Parece ser que ocho horas seguidas de sueño nocturno totalmente desconectado de este mundo serían muy perjudiciales para el ser humano: podría haber sido devorado por todo tipo de alimañas cuando aún vivíamos en cuevas, o sufrir alguna terrible catástrofe natural.

En ningún caso dejar llorar al niño va a lograr disminuir sus despertares ni mejorar su calidad de sueño

Para los que no crean que esos despertares existen y, en cambio, estén convencidos de que dormimos de un tirón, les recordaré que hay momentos durante la noche en que nos damos la vuelta en la cama porque la postura que hemos tomado nos resulta incómoda, en los que si se nos duerme un brazo lo movemos para despertarlo, o en los que simplemente nos tapamos más porque sentimos frío. Esto lo hacemos todos cada noche y sabemos que lo hacemos, pero no sabemos cuántas veces porque nuestros despertares son muy breves. En realidad, la única diferencia entre los niños y nosotros es que los adultos tenemos una habilidad y ellos aún no. Nosotros nos volvemos a dormir sin casi darnos cuenta y ellos acaban despertándose por completo en algunos casos.

Tiempo al tiempo

¿Hasta cuándo se va a despertar nuestro hijo? Según estudios recientes, el 81% de los niños de un año se despierta por las noches y el 54% sigue haciéndolo a los dos años. Puede que tu hijo forme parte de ese 20% que antes del año duerme plácidamente sin despertarse. Desde luego, no es lo más frecuente.

Pero aparte de estos despertares que podríamos considerar normales, y que un día u otro nuestro hijo va a dominar por completo, también hay otros muchos factores que pueden provocar despertares nocturnos.

Siempre a su lado

En ningún caso dejar llorar al niño va a lograr disminuir sus despertares ni mejorar su calidad de sueño. Ante un problema, hay que averiguar la causa y buscar el mejor remedio. Por lo tanto, no puede haber un método igual para todos los niños: no todos los despertares obedecen a la misma causa, por lo que tampoco las soluciones van a ser las mismas.

Es importante explicar a los padres que estas noches de sueño interrumpido no van a durar siempre y que son parte normal del proceso de maduración del sueño. Todas estas explicaciones pueden ayudarles a entender que, en esos momentos, su hijo pequeño necesita comprensión y ayuda, de la misma forma que cuando empiece a andar se caerá y precisará que estemos cerca para acompañarle. Nuestro papel como padres es estar ahí y velar por el más correcto desarrollo del sueño de nuestros hijos.

Claves para que descanse mejor

  • Consuélale en cuanto oigas su llanto. Pero pronto sabrás cuando te está pidiendo pecho, y sin necesidad de que llegue a llorar.
  • Enciende una luz tenue para que no se desvele.
  • Dale el pecho, deja que se relaje en tus brazos.
  • Revisa el pañal y cámbialo si está mojado.
  • Comprueba que no tenga frío o calor.

Lo que sí podemos hacer

  • La mayor parte de los despertares son fisiológicos: desaparecerán de forma espontánea. Por lo tanto, no tenemos que enseñar a dormir a nuestros hijos.
  • Para que duerman bien de mayores les podemos ayudar a relacionar sueño con relax, y acostarlos con poco cansancio y sin ansiedad.
  • Sus despertares pueden mejorar si seguimos un horario prudente, intentamos que estén relajados de día y les hacemos compañía o dormimos con ellos.

Beneficios de la leche materna

Muchos padres creen, erróneamente, que los despertares de sus hijos se deben a que todavía toman pecho. Nada más falso. Cambiarles la alimentación no hará que duerman más.

  • La lactancia materna favorece que el niño duerma más porque contiene L-triptófano. La subida de los niveles de prolactina, la hormona relacionada con la producción de leche, consigue que la madre también se duerma con más facilidad si se despierta o cuando se levanta para dar de mamar.
  • La lactancia incluso propicia que los niños estén despiertos menos tiempo. Puede que se despierten las mismas veces que los que siguen una lactancia artificial, pero los despertares de los que maman son más cortos.
  • Destetar bruscamente a un niño para que duerma más horas puede provocar que se despierte más a menudo porque está más nervioso.

Artículos relacionados