Escucha tu instinto, respeta el de tu hijo

Crianza respetuosa

Mamá, vuestro apego no se equivoca

¡Hemos sobrevivido como especie gracias a él! Tu instinto maternal es la mejor guía.

Mireia Long

Entenderemos mejor a los niños si sabemos que la especie humana ha evolucionado y sobrevivido gracias al instinto de apego.

Nuestros hijos descienden de millones de niños que hubiesen muerto en la selva y en la sabana si no hubiesen reclamado los brazos de sus madres.

Crianza con apego: ¡múltiples beneficios!

La cría se vincula a la madre y la madre a la cría mediante mecanismos biológicos hormonales, y también a través del puro y sencillo amor. La necesidad de estar juntos y la ansiedad que les producen las separaciones es la garantía de la supervivencia de los cachorros mamíferos.

No creo que haya monas, ni gorilas, ni orangutanes que dejen a su bebé en el árbol contiguo para seguir durmiendo con sus machos, porque no tendrían hijos a la mañana siguiente. Ni nuestras antepasadas lo hicieron.

Madres e hijos no están diseñados genéticamente para estar separados, ni siquiera en nuestra civilización industrial donde disponemos de cunas para dejarlos sin que venga un león a comérselos. Y por eso los bebés sanos y las madres conectadas a su esencia no estarán tranquilos si se separan.

En nuestra sociedad, las mujeres se han incorporado a un mundo laboral que exige la separación temprana de su hijo. Podemos hablar de una sociedad profundamente enemiga de los niños, ya que los hace pasar por situaciones que les producirán angustia.

¿Existe el apego excesivo?

¿Existe un apego excesivo? En absoluto. Hay formas en las que el apego se demuestra de modo dañino, sobre todo cuando los adultos no responden coherentemente a las necesidades de los niños.

Permitir que cada niño se vincule a otras personas (primero de su familia y luego en la escuela) se debe hacer respetando el ritmo de cada niño.

Los procesos biológicos suceden armónicamente si el bebé es llevado en brazos, acunado, lactado y cuidado de forma cercana por su madre.

Etiquetas:  Apego Crianza Madres Bebés

Artículos relacionados