Lo "no previsto" maravilla a tu bebé

NEUROCIENCIA

Lo "no previsto" maravilla a tu bebé

Un bebé de doce meses elabora razonamientos con las mismas bases con que los realiza un científico.

Salvador Nos Barberá (neurocientífico)

Tu bebé no nació con todas las redes neuronales formadas y conectadas pero, entre sueño y sueño, estuvo trabajando duro algunas horas al día. Cada vez tiene más recursos. Sigue siendo intuitivo e instintivo pero cada vez es más racional. Va creciendo y madurando física e intelectualmente. Aún no habla (con lenguaje verbal) pero algunas veces nos mira y parece que está realizando un razonamiento... Su mirada es brillante, inteligente. Daríamos algo valioso... por conocer su pensamiento.

Un buen día ocurre lo siguiente. El bebé se concentra y piensa: Sean A y B dos opciones pero solo una es verdadera. Mediante una observación rigurosa acabo de descubrir que B es falsa, ergo... entonces A tiene que ser la verdadera. Ese razonamiento lógico, silogismo disyuntivo, que no tiene una base lingüística, es una habilidad que tu bebé preverbal ya puede hacer.

¿Pero para que le sirve?

¿Con que objetivo enfoca su actividad cerebral en un ejercicio filosófico de tal envergadura? Muy fácil: se divierte y al divertirse se regala una dosis de oxitocina y es feliz, o más feliz de lo que ya es cuando se siente feliz. Pero en un arrebato de "más dificil todavía" va a hacer algo sublime: cuando el resultado previsto no ocurre, por más claro y esperable que era, es entonces cuando su capacidad de sorpresa asoma por una ventana y... se ríe de la lógica y del mundo.

Lo inesperado, lo imprevisto le maravilla y se ríe.

El juego está servido. Va a experimentar este juego consigo mismo, contigo y con su otro cuidador, ese que insiste en que se le llame papapapapa, a quien desde luego reconoce y aprecia un montón.

Esta base de juego, con más y más experimentación se puede sofisticar progresivamente tanto como le propongas: adivinar deductivamente con premio (recompensa cerebral) si ocurre lo previsto y un enorme ataque de risa si sucede lo que no era previsible sobre todo si tú te sorprendes con él, constituirá un ejercicio empático de eficiencia próxima al mil por cien.

Bueno, pues esto aparentemente tan sencillo, tan intuitivo... lo han puesto de manifiesto dos investigadores post-doctorales de Johns Hopkins University. Cesana y Arlotti acaban de publicar en Science, hace unas semanas (marzo 2018) que "lo inesperado" es precisamente lo que más llama la atención del bebé (12-19 meses) ante un relato visual que comprenden de su experimento.

En un estudio con 144 bebés preverbales de entre 12 y 19 meses se les mostraba una secuencia de video en la que dos objetos reconocibles quedaban escondidos, uno de ellos se apartaba y en consecuencia era deducible pensar cual de los dos seguía escondido. El bebé deducía cual era el objeto a descubrir, pero a veces aparecía otro y era entonces cuando el bebé prestaba más atención manifestada con una mayor dilatación de sus pupilas, igual como ocurre en los adultos.

El razonamiento lógico que se da a los 3-5 años, se da ya antes en bebés preverbales de 12-19 meses. "Es un hecho relevante para los científicos la observación del uso del razonamiento lógico deductivo a esta edad temprana de la misma forma que ocurrirá en la infancia y en la edad adulta" según cuenta Justin Halberda, directora del Laboratorio de Desarrollo Cognitivo y Visual Infantil de Johns Hopkins, comentando el estudio.

Vivamos con ojos de niño

CRIANZA RESPETUOSA

Vivamos con ojos de niño

Artículos relacionados