embarazada a beber agua

Más agua

Embarazo: ahora toca beber por dos (o casi)

Estos trucos para conseguir la difícil tarea de beber agua sin tener sed te serán muy útiles. Y tu bebé lo agradecerá

Blanca Herrera

Beber más agua ahora mismo seguramente te parece una misión imposible. ¡Pero si ya no se puede ir más a menudo al baño! ¿verdad? Es totalmente comprensible que te sientas así, pero con una buena hidratación tu cuerpo se sentirá mejor y el líquido amniótico del bebé será más nutritivo. Pruébalo, el esfuerzo merece la pena.

¿Cuánto beber?

Piensa que lo ideal sería que bebieses entre 2,5 y 3 litros de agua al día, y para que tú y tu bebé os beneficiéis de sus múltiples propiedades.

¿Vaso o botella?

Para que la ingesta de agua sea más “llevadera” empieza a beber mucho por la mañana y a primera hora de la tarde, así por la noche no tendrás que levantarte demasiadas veces al lavabo.

Otro truco al que también puedes recurrir es usar una botella de medio litro, aproximadamente, que te permitirá llevar la cuenta de lo que bebes. Si tomas entre tres y cuatro vasos hasta medio día, te quedarán solo dos para la tarde.

Es preferible que la botella sea de cristal, para evitar en la medida de lo posible los ftalatos que se degradan de los plásticos, pero si usas de plástico, cámbiala frecuentemente.

Inclúyelo en tus rutinas

Convierte beber agua en un hábito de tu vida diaria, asócialo a determinadas situaciones y te resultará mucho más sencillo. Por ejemplo, acostúmbrate a tomar un vaso de agua o zumo de frutas naturales antes de comer, o después de ir al baño por la mañana, o una vez hayas acabado tu sesión de ejercicios...

Seguro que a ti se te ocurren muchas otras ideas en las que te sería fácil incluir un vasito de agua, y ya verás cómo al final será el propio cuerpo el que te lo pida.

Artículos relacionados