Más placer en tu embarazo

EMBARAZO FELIZ

Tu bienestar, tu placer, es lo que necesita y necesitas

¡Más placer es igual a más salud en tu embarazo! ¿el objetivo principal? ¡disfrutar!

Pilar de la Cueva

El embarazo es un momento de la vida en el que experimentar bienestar tiene innumerables efectos positivos para la madre y para el bebé que crece en su interior.

El primero y más importante es reducir el estrés y la ansiedad. Por las características de la vida actual, un número alarmante de mujeres embarazadas presentan un nivel de estrés que, además de elevar el riesgo de tener un parto prematuro, puede afectar seriamente al bebé. Su cerebro en desarrollo sufre si recibe un torrente de hormonas del estrés –como la adrenalina y otras de esta familia–, que según investigaciones recientes pueden tener efectos importantes, tanto al nacer como a lo largo de la vida.

Nútrelo de felicidad

Sin embago, cuando la mujer se relaja produce hormonas y sustancias relacionadas con el bienestar que llegan al bebé intrauterino, influyendo positivamente en la maduración de su cerebro. Las arterias se ensanchan, y al bebé le llegan mejor los nutrientes de los alimentos y el oxígeno a través de la placenta. Esta circunstancia ayuda a prevenir el retraso de crecimiento, la preeclampsia (un tipo de hipertensión característica del embarazo) y otros problemas que, aunque son poco frecuentes y tienen otras causas, pueden aparecer o no según cómo te cuides. Tus tejidos y órganos también reciben esa nutrición y oxigenación extra, que junto con las sustancias que se segregan en el embarazo, propician toda una renovación orgánica y celular.

¡No lo podrás dejar!

Realizar actividades placenteras tiene beneficios a largo plazo, especialmente si tu pareja o tu entorno familiar los adquiere también o los comparte. Asimismo, es probable que los buenos hábitos que hayas adquirido en estos meses duren mucho más allá del tiempo de la gestación, porque es difícil dejar de hacer cosas que tienes al alcance de tu mano y te aportan bienestar, descanso, placer ante la vida y una sensación de mayor salud. ¿Cómo resistirse?

Te lo pide, y se lo das

¿Sabías que cuanto mejor te sientes, tanto a nivel físico como emocional, más fácil te resulta estar conectada con tu cuerpo? ¿Y cuál es el beneficio de esto?

Muy sencillo, de esta manera podrás percibir con mayor facilidad sus necesidades y satisfacerlas. Pero no solo eso, además de beneficiar el curso del embarazo y el parto, esa mayor consciencia corporal te será de gran ayuda en el puerperio, periodo en el que el cansancio a veces nos lleva a relegar nuestros propios cuidados a un segundo plano porque priorizamos las necesidades del recién nacido. Y por último, en el momento de parto, una mujer bien conectada con su cuerpo, tiene más facilidad para vivir el proceso con salud y disfrute, y más posibilidades de que nada se desvíe de la normalidad. Así que, ya lo sabes, si deseas tener un parto fisiológico, mímate y deja que tu entorno también lo haga.

Piensa en esas cosas que te dan placer, ponlas en práctica, ¡y disfruta de tu cuerpo y de tu embarazo!

Aquí te traigo algunas ideas...

9 Actividades con las que te sentirás aún mejor

Numerosas prácticas a tu alcance te pueden aportar bienestar y salud, solo es necesario que no impliquen demasiado esfuerzo físico y que las realices con placer. Aquí tienes algunos ejemplos.

1. Pasear al aire libre

Oxigenar los pulmones y recibir los rayos de luz natural elevan el estado de ánimo, y favorecen el sueño nocturno, descargándote rápidamente de tensiones. Caminar, mucho o poco, da igual, incluso con mal tiempo, bajo un buen abrigo, te hace sentirte fuerte y sana, hasta en el final del embarazo.

2. Estar en silencio, meditar

A veces, pensar en la lista de cosas que tienes pendientes te produce más cansancio que lo que haces en la vida real. Unos minutos de calma y silencio al día, estar centrada en el presente y disfrutar de lo que haces en cada momento es la clave para parar esa actividad mental excesiva, estar más centrada y lograr un equilibrio interno que te produzca un mayor bienestar.

3. Elegir un deporte adecuado

Salvo aquellos que impliques riesgo de caídas todo ejercicio activa la circulación sanguínea, previene las varices y eleva el estado vital y de ánimo, favoreciendo el parto y la posterior recuperación física.

4. Practicar yoga

Esta técnica te aporta:

  • serenidad
  • flexibilidad
  • consciencia corporal
  • elasticidad
  • relajación

En tu estado se evitarían ciertos ejercicios no indicados para esta etapa de tu vida.

5. Recibir un masaje

Un masaje relajante siempre es un bálsamo para el cuerpo y el espíritu. Además, te yudará a cambiar el modo mental “hacer” por el de “recibir”. ¿Lo pruebas?

6. Rodearse de buena compañía

Queda con tus amigos, familia... Salir, relajarse, sentirse rodeado de buena compañía es especialmente beneficioso durante el embarazo. No olvides que el bebé comparte contigo todas tus emociones (positivas o negativas), a través de las hormonas que le llegan por la sangre. ¡Regálale momentos llenos de felicidad, risas, amor...!

7. Disfrutar de la belleza

Es el momento perfecto, porque tu sensiblidad es mayor que nunca, y quizá esto te permita apreciar cosas que hasta entonces no habías contemplado. Ver una exposición, un paisaje o una puesta de sol; escuchar música, en casa o en un concierto; ir al cine o al teatro, o simplemente pasear por tu ciudad observando las maravillas arquitectónicas que esconde son actividades muy positivas para ti.

También lo puede ser degustar una comida sabrosa, mejor si es saludable, pero ante todo disfrutando de comer, sin culpa.

Si se escucha al cuerpo, con calma y sin ansiedad, nunca se come más de lo necesario.

Ya quedó atrás la necesidad de someter a las gestantes al castigo de la báscula en cada consulta.

Haz lo que te gusta, lo que te sienta bien. Quizás algo raro, incluso extravagante. ¡Qué más da! Es el momento de conectar con tus verdaderas necesidades y hacer lo que tú sabes mejor que nadie que te va a ayudar...

8. Regalarte momentos de placer

El sexo mejora el bienestar, la circulación y produce sustancias (oxitocina, endorfinas...) que mejoran el humor, el estado afectivo y la vitalidad. Además, se puede practicar tanto en compañía como a solas, y durante la gestación no hay motivo para dejar de hacerlo, ni siquiera en el último mes, si no hay patología, tú lo deseas y lo adaptas a tus necesidades.

9. ¡Dormir y dormir!

  • 30 minutos, como mínimo. Parece superfluo, pero media hora de sueño al día, o de descanso a mitad de la jornada, aportan salud, más defensas, renovación corporal y celular y disminuye la sensación de cansancio.
  • Beneficios de efecto inmediato. Muchas mujeres que llevan un ritmo de vida frenético en el que le roban horas al sueño, se sorpren- den de cómo mejora su salud al descansar un poco más durante el embarazo. Entre otros efectos, tienen más energía y se sienten mejor físicamente.
  • Previene muchas enfermedades. Esto es lo que aseguran una gran cantidad de médicos. Según expli- can, algo tan sencillo, al alcance de la mano y barato puede curar o prevenir una larga lista de problemas de salud. ¡Será cuestión de dormir lo que el cuerpo pida!
  • Es una señal de cansancio. No es sano pretender funcionar como antes de estar embarazada. El cuerpo está trabajando sin parar y necesita recuperarse.

El sueño es un indicador de necesidad de descanso, no una muestra de debilidad. Hay que escuchar las señales, y entregarse al sueño siempre que te sea posible.

  • Puedes fomentar el sueño. A veces cuesta dormirse, y más cuando el embarazo ya está muy avanzado. Intenta relajarte antes de ir a dormir, no hagas cenas copiosas e intenta frenar la mente, eso a veces es lo que más cuesta.
  • Es un derecho que tienes. Las mujeres que trabajan por turnos o de noche están protegidas por la ley. Pueden cambiar de puesto de trabajo, o recibir su sueldo sin hacer horario nocturno, para no perjudicar al bebé.