"La lactancia salva vidas"

ENTREVISTA

"Al ser amamantado durante los primeros seis meses de vida tiene 14 veces más posibilidades de sobrevivir"

Hoy en día aún existen muchos niños y niñas en todo el mundo que viven situaciones de vulnerabilidad y desprotección en sus necesidades más básicas.

Entrevistamos a Carmelo Angulo, Presidente Unicef Comité Español. Licenciado en Derecho, cuenta con una dilatada carrera diplomática, siendo embajador de España en Bolivia, Colombia, Argentina y México.

La Convención sobre los Derechos del Niño es el primer instrumento internacional que garantiza la protección y el desarrollo de los niños. Tras celebrar el 25 aniversario de su aprobación, ¿qué balance puede hacer de estos años?

Desde Unicef creemos que este no fue un aniversario más. La convención marcó un antes y un después en el reconocimiento de los derechos de los niños en todo el mundo, y también supuso un antes y un después en la consideración de los niños y niñas en sociedad.

Ahora se los reconoce jurídicamente como ciudadanos de pleno derecho.

En estos 25 años son muchas las cosas que han mejorado para la infancia de todo el mundo, pero todavía son muchos los retos a los que nos enfrentamos.

¿Qué momento está viviendo la infancia en España?

Los niños siempre son el colectivo en el que más impactan las situaciones de crisis o emergencias, aunque ciertamente ellos son los últimos responsables de todo aquello que les sucede.

Por este motivo, desde Unicef hemos querido dar un paso adelante y profundizar en la situación de pobreza infantil en España, porque no es una situación aislada y no ha surgido recientemente, sino que está asociada a debilidades históricas en las políticas públicas de la infancia, y por ello, conseguir su fortalecimiento es uno de nuestros grandes objetivos.

Entre las intervenciones más eficaces para salvar a los recién nacidos, Unicef destaca la lactancia materna y el contacto temprano y prolongado piel con piel. ¿Cómo valora la sensibilización actual de la sociedad y del sector médico ante estos dos aspectos?

Creemos que cada vez hay más conocimiento sobre los beneficios de la lactancia materna. De hecho, hace ya muchos años, Unicef y la Organización Mundial de la Salud lanzaron la íniciativa Hospitales Amigos de los Niños (IHAN) para animar a los hospitales, a los servicios de salud, y en particular a las salas de maternidad, a adoptar aquellas prácticas que protejan, promuevan y apoyen la lactancia exclusiva desde el nacimiento.

Frente a situaciones de pobreza y hambre, ¿qué opina sobre las políticas de apoyo a las madres para que puedan amamantar, en lugar de promover la importación de alimentos preparados desde el primer mundo?

No hay ninguna otra intervención en la salud que tenga un beneficio tan grande para las madres y sus bebés, y que cueste tan poco a los Gobiernos, como la lactancia materna, que además ofrece al bebé la primera inmunización, especialmente en lugares donde la leche en polvo es cara y corre el riesgo de contaminarse con agua de poca calidad.

Sabemos que los niños que son amamantados durante los primeros seis meses de vida tienen 14 veces más posibilidades de sobrevivir que los que no han recibido leche materna.

Darle el pecho desde su primer día de vida reduce la mortalidad del recién nacido en un 45%, de manera que, evidentemente, consideramos que es fundamental desarrollar políticas de apoyo para el fomento de la lactancia materna.

Se necesitan políticas más comprometidas y específicas que sean prioritarias, así como un mayor consenso en todo el mundo a la hora de promover esta práctica que salva vidas.

¿Existen programas específicos en favor de la infancia española?

La misión de este organismo internacional es velar para que todos los niños de este mundo tengan garantizados sus derechos. Si bien es cierto que se desarrollan programas para la infancia más vulnerable que vive en los países en vías de desarrollo, Unicef trabaja por y para todos los niños sean de donde sean, vivan donde vivan. No es que existan proyectos que sean útiles solamente para la infancia española, sino que consideramos que todos los niños del mundo merecen crecer con las mismas oportunidades.

Estamos absolutamente comprometidos con la calidad y la eficiencia de las políticas públicas en favor de la infancia, y por supuesto, España no es una excepción.

Aprovechando las celebraciones siempre se suele pedir algún deseo, ¿cual es el suyo para que este mundo sea mejor?

Que a ningún niño y niña del mundo les falte lo esencial para que puedan crecer en dignidad, como ciudadanos plenos y como portadores de derechos.

Artículos relacionados