engordar-bebe

Dudas sobre el peso

¿Por qué mi bebé no ha engordado esta semana?

Lo normal es que todo vaya bien. Pero no está de más conocer los motivos por los cuales un bebé no es capaz de ganar suficiente peso

Dr. Luis Ruiz

Todos los padres saben contestar esta pregunta. Hay una época en que "viven la vida en gramos". Especialmente si el bebé se alimenta con leche materna ya que no se ve la cantidad que toma y a los padres les preocupa que su hijo no crezca adecuadamente. Lo normal es que no haya ningún problema, pero es mejor buscar la raíz del problema, que puede estar en:

El bebé que ha nacido prematuro

O con bajo peso puede tener dificultades para mamar y, por lo tanto, para ganar peso. Lo mismo les ocurre a los que tienen síndrome de Down, disminución del tono muscular, tienen frenillo sublingual o alguna enfermedad que, por leve que sea, les dificulta comer o directamente les ha quitado el apetito (un resfriado, unas anginas, una otitis...).

Los hábitos al amamantar

También ejercen una gran repercusión en el crecimiento del bebé. Si la colocación al pecho no es la apropiada, seguramente provoque molestias en la madre y las tomas no duren el tiempo necesario. Un gran error es establecer un horario, en lugar de ofrecer lactancia a demanda, así como darle agua, infusiones o suero glucosado, porque el bebé llenará su estómago de líquido, pero no de nutrientes.

El chupete

No es difícil ver bebés con claros signos de hambre que, en lugar de darles el pecho, lo que se hace es ponerles el chupete. Así, seguro que no engorda.

La madre

También puede ser el origen del bajo peso de su hijo a causa de una posible alteración de la glándula tiroides (hipotiroidismo), de haber sufrido una pérdida de sangre importante en el parto, de tomar ciertos medicamentos que disminuyan la producción de leche, como los estrógenos de los anticonceptivos orales, o de haberse realizado una cirugía en la mama que haya podido afectar a los conductos, especialmente si ha sido de reducción.

Estos son algunos de los factores que pueden influir en la producción de leche y, como consecuencia directa, en la alimentación del bebé.

Artículos relacionados