PechoAndarCuadrado

Lactancia prolongada

Ya camina y aún toma pecho... ¿Debo preocuparme?

¡Muchas felicidades! Seguid haciéndolo hasta que ambos decidáis y, mientras, saboread estos momentos únicos que tanto os benefician a los dos

El bebé ya tiene más de un año y medio, y esta puede ser la edad de oro de tu lactancia. Tu hijo tiene otras fuentes de nutrición, incluso si no depende excesivamente de ellas, por lo que el lazo que os mantenía tan íntimamente unidos está empezando a soltarse.

Si tu noche con amigos se alarga un poco más de lo esperado, probablemente no importe demasiado; el dedo gordo de tu hijo y tu propio pecho se han vuelto mucho más flexibles. En este momento, la lactancia está ya firmemente cimentada como un medio de comunicación, comida y bebida, abrazos y besos, o incluso primeros auxilios.

¿Hasta cuándo amamantar a un bebé?

Tal vez nunca te imaginaste que amamantarías a un niño capaz de andar y pedir la teta, pero los días se convirtieron en semanas, las semanas en meses y los meses en años. Un día te das cuenta de que tu precioso bebé se ha convertido en un activo niño, y tú estás amamantando a alguien que ocupa parte del sofá cuando os sentáis juntos.

A lo mejor todavía no has llegado a este punto y te estás preguntando cómo será cuando llegues. Si aún estás embarazada o amamantando a un bebé, darle el pecho a un preescolar puede parecerte difícil de imaginar. Te animamos a mantener tu mente abierta: es muy diferente cuando es tu hijo.

¿Es normal amamantar a partir de los 18 meses?

¡Por supuesto! Kathy Dettwyler es una antropóloga que ha investigado el periodo normal del destete para nuestra especie. ¿Cuál es la edad mínima a la que se espera que un niño humano sea destetado? ¿Y la máxima? Para contestar a estas preguntas se centró en la biología de la relación de la lactancia, manteniendo sociedad y cultura fuera de la ecuación, y lo hizo investigando el grupo de especies cuyo ADN es más parecido al nuestro.

La Dra. Dettwyler encontró que la edad esperada del destete en nuestra especie estaba entre los dos años y medio y los siete

Es evidente que no se pueden comparar gorilas directamente con humanos, pero se puede correlacionar la edad del destete en estos primates con ciertos marcadores biológicos, como la madurez del sistema inmune, la erupción de los molares, el tamaño del adulto y la duración de la gestación. Cuando la Dra. Dettwyler miró cuándo se producían estas y otras variables en humanos, encontró que la edad esperada del destete en nuestra especie estaba entre los dos años y medio y los siete. Estos datos se corresponden con lo que hemos observado en las culturas y en las familias en las que los niños se destetan por sí mismos.

¿Es importante dar el pecho pasados los 18 meses?

¡Por supuesto! Tu hijo probablemente lo desee, y hay otras muchas buenas razones para ello:

  • Promueve el desarrollo normal de la mandíbula y la expansión del paladar, lo que es importante para dejar espacio a los dientes que están por salir.
  • La mente del niño está en un momento de rápido desarrollo, el cual se espera que tenga lugar en un ambiente de mucha estimulación táctil y emocional, además de con una dieta que incluye una considerable cantidad de leche humana. De manera natural os tocáis e interaccionáis más cuando lo amamantas, y cualquier otra bebida nunca será tan buena para el desarrollo de su cerebro.
  • Aunque la totalidad de leche que tu hijo consume puede ser menor, la cantidad de anticuerpos y factores inmunes aumenta, un detalle importante cuando tu hijo se está poniendo piedras en la boca, besando perros y cogiendo gérmenes al estar en contacto con otros niños.
  • Tu hijo todavía no tiene un sistema digestivo maduro. La lactancia lo mantiene perfectamente alimentado durante la transición a la comida sólida, así como lo mantiene bien nutrido durante los episodios de alguna enfermedad.
  • La lactancia es una maravillosa forma de reconectar con el niño en crecimiento y cambio continuo. Puede ser especialmente útil si trabajas fuera de casa.
  • La lactancia materna, además, hace que las noches sean más fáciles.
  • Es la continuación de una relación que ningún peluche o mantita puede igualar.
  • Con todas estas razones para continuar, la frase “es demasiado mayor” no parece una buena razón para parar. De hecho, la frase completa sería “es demasiado mayor porque…”. Y generalmente no hay ninguna razón sólida tras ese porqué.
  • La Organización Mundial de la Salud (OMS), tras estudiar a fondo las evidencias científicas, recomienda que los niños sean amamantados al menos hasta cumplir los dos años de edad.

La lactancia calma y reconforta

Por lo tanto, está bastante claro lo importante que es para el niño esta lactancia “prolongada” pero, ¿qué importancia tiene para ti? Este es un periodo de volatilidad emocional en los niños pequeños, y la lactancia te provee de una útil herramienta que te permite calmarlo, consolarlo y confortarlo cuando tiene dificultades a la hora de lidiar con las frustraciones.

La lactancia provee de un medio de comunicación cuando el lenguaje y la lógica todavía no están a su alcance. Las madres que amamantan a los niños de dos años tienen más probabilidades de referirse a esta edad con palabras de exploración y expansión en lugar de a “los terribles dos”, ya que tienen un medio de tranquilizar y reconectar con su hijo del que carecen las madres que han destetado. Como comentaba una madre: “A veces siento como si por una razón u otra se levantase un muro entre mi hijo y yo. Cuando lo amamanto siento que el muro desaparece. Sé que él lo siente también”.

El arte femenino de amamantar (Medici), libro al que pertenece este fragmento, se ha convertido en todo un clásico. Ofrece a las madres la información necesaria, y actualizada, para disfrutar de una lactancia exitosa y prolongada, como, por ejemplo, las posibles posiciones al pecho, o cómo extraer y conservar la leche materna.

Artículos relacionados