"En el parto no se trata de que no duela, sino de salir fortalecidas"

ENTREVISTAMOS A MARIA PICHOT

"En el parto no se trata de que no duela, sino de salir fortalecidas"

Entrevistamos a la autora del libro "El recetario completo de la Violencia Obstétrica" (Editorial Madreselva).

Cristina Romero


Entrevistamos a la escritora feminista y activista argentina María Pichot, que trabaja contra la Violencia Obstétrica desde el arte y desde el trabajo corporal terapéutico. Es miembro activo de la Asociación Dando a Luz

En tu libro “El recetario completo de la Violencia Obstétrica” sirves platos fuertes sobre la realidad del parto, con humor y creatividad... ¿Crees que quizás así se podrá llegar más sencillamente donde otros no pudieron llegar?

Si, eso creo.

Este libro, es casi un "libro objeto" porque nació de la convocatoria artistica del Museo de la Mujer Argentina de Buenos Aires, para presentar un "Libro de Artista" sobre temas de violencia contra las mujeres.

Fue así que, queriendo participar, se me ocurrió que toda la "normativa" institucional que se aplica a las mujeres a la hora de parir, podía trasladarse a una parodia de Recetario Completo de la Violencia Obstétrica, porque al igual que una receta de comida, la institución prescribe pasos y maniobras médicas como quien suma o resta ingredientes a una receta.

También dio lugar al año siguiente (2016) a una muestra individual en dicho museo, que se llamó (también a modo de parodia) "Nada, que la señora acá, quiere un parto natural" citando el verdadero comentario de un médico.

El libro tuvo mucho éxito y luego fué impreso y presentado en diciembre de 2017.

¿De qué hablamos cuando hablamos de Violencia Obstétrica?

Cuando una mujer sana ingresa a una institución para parir, se la acuesta, se la trata con un modo autoritario para acallarla y se le aplican procedimientos médicos destinados a conducir el parto en un determinado tiempo y forma.

Esto constituye Violencia Obstétrica: el empleo de procedimientos médicos en forma rutinaria, sin que la paciente lo necesite sólo para manejar los tiempos del equipo médico y de la institución.

¿Qué podemos encontrar en sus originales páginas?

En este libro se describen en forma irónica y de parodia esos procedimientos para des-enmascararlos y para que las mujeres los identifiquen y comprendan cuales son los procesos sobre los cuales, una vez en trabajo de parto e internadas, ellas no van a poder elegir.

¿Cada vez más mujeres llegan al parto verdaderamente informadas?

No tanto como desearíamos. Ahora hay más interés político que antes. Sin embargo todavía falta mucho para que la mayoría de las mujeres se pregunte porqué se sienten tan mal pariendo, como si no fueran “capaces de hacer las cosas bien”.

Un parto implica un momento en que la sexualidad de una mujer está muy expuesta. Parir acostada con los genitales a la vista de varias personas que no siempre son necesarias en el lugar produce un sufrimiento profundo y una inhibición que la mujer trata de disimular. Pero le afecta y mucho.

En lugares donde las mujeres paren verticalmente, ellas están en poder de la expulsión y el equipo médico tiene que agacharse y seguir el ritmo de la mujer. Esto es dignidad y poder de parir. El resultado no es que no le duela. El resultado es que la mujer sale FORTALECIDA COMO PERSONA del trabajo de parto. Aunque éste termine en cesárea. Si fue necesaria y oportuna ella estará fuerte para iniciar la crianza, de otra manera se sentirá incapaz de encarar la tarea que se viene.

¿Las recomendaciones de la OMS nos apoyan?

Si, absolutamente sobre todo las últimas que están en mi Facebook “María Pichot” a vista del público.

¿El maltrato o el dolor están vinculados a la falta de apoyo emocional durante el parto?

Sí, por supuesto. El parto es un proceso fisiológico como el dormir, el digerir, el excretar o el hacer el amor. En estos procesos cualquier interrupción, descrédito, o crítica nos altera. La comida cae mal, se pierde el sueño, sobreviene diarrea o se pierde el deseo.

Si durante el trabajo de parto la mujer siente que necesita caminar, o abrazarse con su pareja, o ponerse en “cuatro patas” y no la dejan, la retan, la hacen sentir aniñada o sin valor, su proceso se altera para mal. La falta de confianza incide negativamente en el progreso del trabajo de parto.

¿Hemos perdido la sabiduría de nuestros cuerpos?

No, la hemos postergado. Relegado. Nuestra sabiduría está ahí para trabajarla y conocernos, pero si estamos todo el día en cuestiones ajenas a lo que el cuerpo nos pide, y no respetamos nuestras necesidades de descanso, conexión con los cambios que trae el embarazo, así como información sobre nuestro embarazo, parto… bueno nos perdemos una oportunidad de vivir una experiencia que empodera a las mujeres. Somos responsables de lo que debemos aportar durante el embarazo y el trabajo de parto para ser escuchadas y satisfechas. En Argentina tenemos la ley 25929 que nos respalda y podemos consultar en www.dandoaluz.org.ar

Tu trabajo consiste en ayudar a las mujeres a recuperar la confianza en sí mismas, en su cuerpo, especialmente durante el parto ¿Cómo lo haces?

Actualmente recibo mujeres en consulta de orientación e información para la maternidad, desde el embarazo al puerperio en clases individuales. Conversamos y hacemos trabajo corporal basado en el yoga para buscar en el cuerpo el modo en que cada una transitará mejor las contracciones, que no son tan insoportables como se dice si la mujer se mueve para acompañar y transitar esa contracción.

Otro tema que nos preocupa a las mujeres maduras es la degeneración de nuestros huesos pero cuentas que “El movimiento orgánico y dinámico es la motivación fisiológica que estimula el crecimiento del tejido óseo”.

El movimiento orgánico (a favor del cuerpo, sin contrariarlo) y dinámico es la motivación fisiológica que estimula es crecimiento del tejido óseo. Trabajo también en sesiones individuales con personas mayores de 50, 60 o 70 años para mejorar su alineación corporal y la autonomía de sus movimientos. Esta alineación muscular y ósea favorece el fortalecimiento de los huesos y mejora notablemente las molestias lumbares, dorsales y circulatorias. Esto lo explico en mi sitio web www.saludenmovimiento.com

¡Gracias!

"En el parto, el hospital, solo para las urgencias"

ENTREVISTAMOS A CATHERINE BÉCHARD

"En el parto, el hospital, solo para las urgencias"

Artículos relacionados