Mamá besando su bebé

Dar a luz

Hormonas, las reinas del parto

Tu cerebro es el responsable de desencadenar el parto y de llevarte a un estado de conciencia especial. Y todo gracias a determinadas sustancias hormonales

Dra. Ibone Olza

Más allá de la mecánica, dar a luz es un acto tremendamente complejo y, a la par, bien dirigido por neurohormonas, sustancias que se liberan en el cerebro de la madre y en el del bebé. Aquí te descubrimos por qué son tan importantes.

El cerebro de la madre durante el parto

El cerebro de la madre genera oxitocina de forma natural, permitiéndole que tenga una experiencia especial, de conexión y de un gran sentimiento amoroso. Algunas mujeres explican haber pensado en todas aquellas otras que estaban dando a luz en ese justo momento, y otras sienten haber conectado con una fuerza superior o divinidad.

Durante el parto, el cerebro de la mujer también produce endorfinas que, además de aliviar el dolor, favorecen que se relaje e incluso dormite entre contracción y contracción, haciendo que el final del parto pueda llegar a vivirlo de forma placentera.

La oxitocina permite a la madre que tenga una experiencia especial, de conexión y de un gran sentimiento amoroso

Las hormonas postparto

Al final del parto, justo antes de que el bebé ya haya nacido, se produce una liberación masiva de hormonas del estrés (catecolaminas), que provocan el “reflejo de eyección fetal”, o lo que es lo mismo, contracciones fortísimas que hacen que el bebé “salga solo” y que la madre sienta que quien empuja es una fuerza imparable que casi la parte en dos. Es este torrente hormonal el que facilita el parto propiamente dicho.

En el bebé también se liberan hormonas del estrés mientras desciende por el canal del parto. Es un estrés “bueno”, que le permitirá respirar por sí mismo al nacer, reorganizar la circulación de su sangre y estar despierto en sus dos primeras horas de vida para oler a su madre, mirarla a los ojos y comenzar la lactancia.

Artículos relacionados