parto cuadrado

Decisiones importantes

¿Quién elige el hospital donde tendrás a tu bebé?

Seguramente ya sabes el tipo de parto que quieres, pero el lugar puede ser determinante para que tus deseos sean atendidos. Es fundamental informarse bien y con tiempo

Ascensión Gómez

Sería recomendable que las mujeres embarazadas conociesen las prácticas y los protocolos del hospital que han elegido. Y ahora seguro que estás pensando: “El hospital no se elige, es el que te toca”, pero esto no tiene por qué ser así, sobre todo si no te acaba de convencer.

Está en manos de las mujeres preguntar y decidir dónde y con quién desean parir. Visitar previamente el hospital que en principio “te toca” y tener en cuenta los siguientes aspectos, te ayudará a valorar si vale la pena cambiar de opción:

· Al entregar el plan de parto, según la reacción del hospital, podrás intuir cómo es su asistencia al parto. Si trabaja como aconsejan las guías actuales basadas en la ciencia, serás bien recibida y se alegrarán de atender a una mujer informada. Pero si se ponen a la defensiva, sabrás que, posiblemente, no sea un buen lugar para dar a luz.

· Cuando te reciben amablemente pero a cada pregunta que haces surge un “sí, pero...”, significa que es posible que estén en proceso de cambio. Quizá algunos profesionales sí aceptarían tus demandas, aunque otros no. En este caso, solo tú puedes valorar si conviene darles una oportunidad o buscar otro lugar.

· Es posible que el discurso cambie a medida que se acerque la fecha probable del parto, que todo empiecen a ser obstáculos a tus deseos, así que es aconsejable estar alerta para actuar en consecuencia.

· En la sanidad pública se puede ir de urgencias a cualquier hospital, y el parto lo es porque no se puede predecir. Por lo tanto, si estás de parto, deben atenderte en cualquier centro, pero si no lo estás, tienen la obligación de enviarte de nuevo a casa o remitirte a tu hospital de referencia.

· En los hospitales privados no tienes este condicionamiento, porque como abonas la asistencia puedes ir donde quieras. Pero en la mayoría de ellos no tienen previsto que tomes tus propias decisiones.

· Después de mantener una conversación con el personal correspondiente, donde hayas podido exponer tus preocupaciones, lo ideal sería que todas tus dudas estuviesen resueltas.