Cuidados del recién nacido

DUDAS FRECUENTES

Cuidados del recién nacido

Ficha de salud para saberlo todo sobre los cuidados que necesita un recién nacido y las pruebas médicas que se le realizan antes de tener el alta hospitalaria tras el parto.

Ana María Obradors

Nos vamos a referir en este artículo a los cuidados y pautas que se deben practicar y seguir para ayudar al bebé a tener una buena adaptación a la vida extrauterina. Los cuidados que le vas a proporcionar a tu bebé lo confortaran, le ayudaran a conoceros y a fortalecer vuestro vínculo.

Cuando se hacen

Hay cuidados y exploraciones que se van a realizar justo después del nacimiento y otras antes del alta hospitalaria y que van a ser practicadas por el personal sanitario, pero en general tu puedes proporcionar los cuidados siempre que sea necesario. Es muy importante que se respete el descanso del bebé. También es importante escoger el mejor momento para ti y para él, sobre todo cuando estés en casa. Puedes aprovechar los días de estancia en el hospital para resolver dudas y practicar los cuidados al lado del personal sanitario.

¿Qué hacer?

Higiene y cuidado de la piel

El primer baño del bebé puede esperar. Y no se recomienda si el bebé no tiene una buena temperatura corporal. Además se aconseja no retirar el vernix caseosa o capa blanquecina grasa que recubre al bebé recién nacido, ya que protege y nutre su piel.

La temperatura del agua no debe superar a la temperatura fisiológica corporal, se recomienda entre 34-37 ºC y el jabón ha de ser neutro. La temperatura ambiental ha de ser de unos 23-24 grados para que el bebé no se enfríe.

Cuidado del cordón umbilical

La base para una buena cicatrización es mantener el ombligo limpio y seco, si no dispones de alcohol puedes realizar el mismo procedimiento con agua y jabón, intentando que no queden restos de humedad.

Si el ombligo desprende mala olor o supura debes consultar al pediatra. Hay quien recomienda que hasta que el cordón umbilical no se ha desprendido, hay que curarlo diariamente con alcohol de 70º dos o tres veces al día o siempre que esté sucio. Con una gasa estéril empapada con alcohol limpia el cordón desde la base del ombligo hasta el extremo más distal. Con otra gasa haz el mismo procedimiento pero por la cara posterior, y por último con otra gasa limpia empapada de alcohol, limpias toda la pinza. Es mejor no tapar con el pañal el cordón umbilical, ya que la humedad y el calor no favorecen su secado y cicatrización.

Alimentación

La mejor alimentación para el recién nacido es la leche materna. Justo después del parto te pondrán al bebé al pecho para que empiece a succionar y a estimular tu pecho. Cuando el bebé succione no debe de dolerte el pecho ya que si es así puede hacerte grietas. Puedes aplicarte el mismo calostro para cuidar tu pecho.

Cómo lograr un buen agarre

LACTANCIA MATERNA

Cómo lograr un buen agarre

Vestido

La ropa debe ser sencilla, fácil de poner y segura para el bebé. No le pongas alrededor del cuello ningún tipo de cadena ni de imperdible cogido en la ropa. La ropita que toque directamente a la piel del bebé debe ser de algodón y no debe de apretarle para no lesionar su delicada piel. Las manos y los pies casi siempre estarán fríos. Tócale la espalda o el pecho para saber si tiene la temperatura ideal o por si al contrario precisa más o menos ropita. Tienes que notarlo calentito pero no debe sudar. En época de frio ponle un gorrito ya que los bebés pierden calor por su cabecita y su superficie es la tercera parte de todo el cuerpo.

¿QUÉ HACE EL MÉDICO?

Justo después de nacer es muy importante que el bebé no pierda temperatura. Si el parto ha transcurrido con normalidad o parto eutócico, la comadrona te pondrá al bebé piel con piel para que se mantenga la temperatura corporal.

Seguidamente el pediatra valorará el estado del bebé y su adaptación a la vida extrauterina. Es lo que se llama el test de Apgar, y se pasa al minuto, a los cinco y diez minutos de nacer. Se valora la actividad y el tono muscular, la coloración de la piel y las mucosas así como el ritmo cardiaco y la frecuencia respiratoria. También se valora su respuesta a los estímulos. La puntuación normal es de 7 a 10, si es menor el pediatra determinará los cuidados específicos que precise el bebé. También se pesa, mide al bebé y se valora la circunferencia cefálica o perímetro craneal.

  • Por lo general es el personal de enfermería quien bajo prescripción médica administrará una dosis de vitamina K intramuscular en la zona del muslo para que el bebé no tenga problemas de sangrado ya que su hígado aún es inmaduro para sintetizarla.
  • Antes del alta, el personal de enfermería practicará el screening neonatal o diagnóstico precoz. Se trata de la extracción de sangre del talón para descartar enfermedades metabólicas como el hipotiroidismo, fenilcetonuria y la fibrosis quística. Os realizará una pequeña anamnesis para adjuntar con la muestra de sangre y enviarlo al instituto de bioquímica para su análisis. También os entregará un resguardo conforme se le ha realizado la prueba.
  • En la mayoría de hospitales también se realiza un screening o prueba auditiva, potenciales evocados auditivos, para ver como el bebé responde a los sonidos y valorar si hay posibilidad de hipoacúsia o déficit auditivo.
  • El pediatra antes del alta hospitalaria volverá a realizar una exploración física al bebé para confirmar su buen estado y proceder al alta, o alertar de exploraciones complementarias que se debieran de realizar.

Pero si tu bebé nace en casa, un pediatra de vuestra confianza puede colaborar junto a las comadronas en estas primeras exploraciones a tu hijo.

Precauciones o sugerencias

Antes del alta hospitalaria pregunta al personal sanitario todas las dudas que te surjan. Guarda todos los informes médicos y el libro de salud en una carpeta única para ello. Pide visita en el centro de salud o pediatra que vaya a hacer el seguimiento de tu hijo durante los primeros 7-10 días de vida.

Artículos relacionados