bebe-al-que-le-estan-comprobando-la-temperatura

Aliviar al bebé

No le temas a la fiebre que presenta tu bebé

Suele alarmar, pero no es una enfermedad y, además, en la mayoría de los casos cesa por sí sola

Dr. Josep Escolà

Como a todas las madres, seguro que a ti ver que tu hijo tiene fiebre te provoca un estado de alerta. Está bien, esa es su función ya que consideramos que no es una enfermedad en sí misma. En la mayoría de los casos suele alertarnos de que pasa algo.

La fiebre es un mecanismo del propio cuerpo para combatir de manera eficaz, por ejemplo, las infecciones, activando las propias defensas del sistema inmunológico.

Por lo tanto, ante un aumento de la temperatura corporal, es importante identificar el foco infeccioso que la provoca para poder decidir con más precisión cuál es el tratamiento que se le debe administrar.

Y en cuanto a aliviar el malestar provocado por la propia fiebre, tú puedes ser el mejor remedio para tu bebé, aquí te damos unas pautas:

· La fiebre cede por sí misma o con antitérmicos. Mientras tanto puedes intentar aliviar su malestar procurándole comodidad, tranquilidad y mucho reposo. En estos días, seguro que reclama y necesita tus atenciones más que nunca.

· El niño con fiebre tiene que tomar más líquidos de lo habitual para evitar una posible deshidratación. Agua mineral, sopas o gelatinas son opciones que se pueden ir alternando.

· Es importante mantener un ambiente fresco que le resulte agradable. Asegúrate de que la temperatura de la habitación de tu hijo sea placentera: ni muy caliente, ni muy fría.

· Vístelo con ropa ligera y cúbrelo con una sábana o una manta liviana. El exceso de abrigo puede evitar que el calor corporal se libere y provocar un aumento de la temperatura.

· Evita las friegas de alcohol o los baños en agua fría que puedan molestar al niño.