Bebés

Calmar su inquietud al atardecer

Calmar su inquietud al atardecer

El día termina y, sin causa aparente, nuestro bebé está intranquilo. Nos urge tener nuevos recursos para consolarlo y, sobre todo, no contagiarle nuestro nerviosismo.

Para mi hijo mejor sin sal

Para mi hijo mejor sin sal

Todos nosotros, y también nuestros hijos, tomamos una cantidad de sal muy superior a la considerada saludable. Escogerla yodada y reducir su consumo es fundamental.

¿Examinamos a los bebés todo el tiempo?

¿Examinamos a los bebés todo el tiempo?

Desde la caída del cordón, la pérdida de peso, sus primeras palabras, o cuando camina... A veces todo se convierte en una frenética carrera alejada del sentido común y el respeto por su propio ritmo.

De la teta al plato

De la teta al plato

Tu hijo acabará comiendo de todo, no tengas prisa. Olvídate de calendarios, de qué tienes que darle primero, y permítele que sea él quien elija qué comer y cuándo.

Cuando las rutinas cambian

Cuando las rutinas cambian

Todo lo que necesitará nuestro hijo es mayor acompañamiento, más paciencia por parte de los adultos y más palabras que ayuden a traducir las dificultades a las que se enfrenta.

Dos bebés en casa

Dos bebés en casa

Manejar bien esta situación requiere incrementar nuestra disponibilidad corporal y solicitar la ayuda de un adulto que nos acompañe.