Infecciones

Cómo evitar las temidas grietas

Cómo evitar las temidas grietas

Dar el pecho no tiene por qué generar la más mínima molestia, así que, si nos duele, habrá que revisar la postura. Un buen agarre es clave.