Laura Gutman

Laura Gutman

Psicoterapeuta
Laura Gutman
¿Y sus primeras amistades?

¿Y sus primeras amistades?

Nuestro hijo encontrará amigos con los que compartir juegos y emociones a partir de los tres años. ¿Cuál es nuestro papel?

Cuando llegamos a casa

Cuando llegamos a casa

Tenemos tanto deseo de regresar al hogar para estar con nuestros hijos después de un largo día de trabajo, que ese mismo ímpetu nos traiciona. El reencuentro, emocionante, delicado y sin lágrimas, nos pide rebajar nuestro ritmo, acompasándolo al del niño.

El reto de construir otra familia

El reto de construir otra familia

Formadas por parejas con hijos propios y los que se han tenido en matrimonios anteriores, las familias ensambladas se convierten en un territorio abierto para aprender sobre el amor y desplegar nuestra generosidad por el bien de todos.

Sus primeros conflictos

Sus primeros conflictos

Los adultos sufrimos cuando vemos que la generosidad o la actitud cariñosa de nuestros hijos no es correspondida. Nosotros los podemos ayudar a comprender esa realidad.

El verdadero valor de las rutinas

El verdadero valor de las rutinas

Las acciones que se repiten a diario aportan seguridad a los niños. Y esa estabilidad les ayudará a comprender mejor los cambios.

Pequeños grandes cambios

Pequeños grandes cambios

Para poder acomodarse a nuevas situaciones, nuestros hijos necesitan una buena dosis de comprensión y palabras de aliento.

¿Qué podemos hacer con su agresividad?

¿Qué podemos hacer con su agresividad?

El niño que empuja, que pega o muerde está buscando su lugar, reclamando la presencia materna que le procura confort y seguridad. Esa muestra de impotencia e insatisfacción nos está diciendo que algo en nuestra actitud tiene que cambiar.

¿Competir o compartir?

¿Competir o compartir?

Valorarlos en cualquier actividad y ayudarlos a compartir sus pasiones y habilidades es para nuestros hijos el más real de los estímulos.

El verdadero significado de los celos

El verdadero significado de los celos

Lejos de la imagen romántica del amor apasionado, los celos son sólo la muestra del miedo, la soledad y la falta de seguridad interior que arrastramos desde la niñez.