11 secretos para sobrevivir en pareja tras la llegada de un hijo

CRIANZA

11 secretos para sobrevivir en pareja tras la llegada de un hijo

Ahora necesitamos transformarnos en la mejor versión de nosotros mismos. Con los picos más altos de paciencia y amor incondicional de toda nuestra historia juntos.

22 de agosto de 2018, 07:00 | Actualizado a

  1. Tener un hijo es para toda la vida, así que merece una conversación sincera sobre las ilusiones, los miedos y las expectativas de cada uno.
  2. Esa conversación necesita actualizarse cada cierto tiempo. Normalmente coincidiendo con grandes cambios en la familia.
  3. A partir del momento en que nos convertimos en padres no disponemos de nuestro tiempo ni de nuestra energía como antes. Los niños están primero... aunque nosotros también tengamos nuestras necesidades. Eso significa que tenemos que adaptar nuestra vida a una nueva realidad sin mirar al pasado con añoranza, valorando lo bueno de entonces y también lo de ahora.
  4. La vida entre dos tiene que ser un terreno limpio y sólido. Muchos de los conflictos que surgen tras el nacimiento de un hijo no son nuevos sino que forman parte de un pasado que no se ha querido, no se ha sabido o no se ha podido resolver.
  5. La pareja puede convertirse en el mejor soporte logístico para que la madre y el bebé puedan centrarse en sí mismos y en su enamoramiento... pero no hay que caer en el error de exigirle que se convierta en un superpapá.

  1. Todo acuerdo de pareja, mientras sea conversado y asumido con honestidad por ambos, es perfecto... aunque sea diferente al que mantienen otras parejas.
  2. Pocas personas hacen las cosas como nosotras. Y eso no significa que lo hagan mal. Ni que todo lo hagan mal. El desafío es no juzgar al otro y valorar lo bueno que sí hace.
  3. No siempre es fácil permanecer con el bebé todo el día, aceptar que nuestra vida a dado un vuelco mientras que la de nuestra pareja sigue su curso. Pidamos la ayuda que necesitamos para vivir la experiencia sin reproches.
  4. Las madres necesitamos a la pareja a nuestro lado, pero él también nos necesita a nosotras. No es justo que se sienta al margen.
  5. Tanto con la pareja como con los demás, expresemos nuestros deseos de manera eficaz, huyendo de las indirectas y hablando con naturalidad.
  6. Emparejarse con un hombre que ya tiene hijos requiere asumir que el vínculo que estableceremos con él incluye necesariamente a sus hijos.
Tenemos una crisis de pareja

LIBRO RECOMENDADO

Tenemos una crisis de pareja