CRIANZA

5 claves de crianza respetuosa

Si sienten que estamos totalmente disponibles y los acompañamos con respeto en su crecimiento, ellos caminarán seguros a lo largo de su vida.

1. Los niños saben cuánto necesitan comer.

1 / 5

1. Los niños saben cuánto necesitan comer.

Los padres debemos ofrecer alimentos y bebidas saludables, incluyendo a la máxima variedad posible. A partir de ahí, los niños son los responsables de escoger qué y cuánto comen.

 

2. Permitirles tomar sus decisiones

2 / 5

2. Permitirles tomar sus decisiones

Tu hijo es un ser con ideas propias. Si a los niños se les impide pensar y decidir, serán adultos sumisos.

No coartemos su capacidad de pensar y de crear. Si le gusta cocinar, decorar la casa o desmontar objetos para ver qué hay dentro, permítele hacerlo siempre que sea posible.

Que tome decisiones es muy valioso para favorecer el desarrollo de su personalidad.

 

3. El televisor y las pantallas con mucha medida

3 / 5

3. El televisor y las pantallas con mucha medida

Ponerles la televisión para entenderlos no los beneficia. Aunque parezca un recurso inofensivo, es mejor que jueguen a nuestro lado mientras hacemos nuestras tareas. No hay evidencia alguna de que los programas “didácticos” o “educativos” concebidos para niños o bebés les reporten ningún beneficio, mientras que el juego no estructurado es mucho mejor que la televisión o los vídeos para fomentar su desarrollo cerebral, tal y como asegura La Academia Americana de Pediatría.

 

4. Necesitan nuestra presencia

4 / 5

4. Necesitan nuestra presencia

Los niños no se moverían, ni saltarían, ni correrían, si no lo necesitaran. Si los adultos no somos capaces de quedarnos quietos al lado de nuestros hijos al lado de nuestros hijos, luego no les pidamos que se estén tranquilos. Solo se relajarán si encuentran el contacto con sus padres o con las personas que los cuidan, notando en ellos suficiente disponibilidad.

 

5. Atender su llanto

5 / 5

5. Atender su llanto

Lo que siente es importante. Y lo que necesita de nosotros es contacto físico y empatía. Si estamos presentes en sus malos momentos y podemos contribuir a que recupere el equilibrio, tendrá una buena percepción de su entorno, lo que le generará confianza y mejorará su autoestima.

 

4 de enero de 2018, 09:54 | Actualizado a

Artículos relacionados