5 claves para vuestra excursión familiar

CRIANZA

5 claves para vuestra excursión familiar

Para poder disfrutar con toda tranquilidad de una jornada de ocio familiar al aire libre, es importante que se tomen las precauciones adecuadas.

7 de agosto de 2018, 07:00 | Actualizado a

1. En el campo también hace mucho sol

Protegernos del sol será uno los principales objetivos si la jornada escogida para llevar a cabo un paseo por la montaña o el campo es calurosa o soleada. Es importante seguir tres recomendaciones básicas:

  1. Buscar sombras en los espacios abiertos y utilizar ropa ligera que cubra la mayor parte del cuerpo: una camiseta de manga larga, una chaqueta por encima de una camiseta de tirantes o una de manga corta, unos pantalones también largos o, al menos, pirata...
  2. Ir con gorra o con un sombrero, a ser posible de ala ancha, y seguir usando fotoprotectores.
  3. No olvidar la cantimplora o la botella de agua, ya que en días especialmente calurosos o húmedos es preciso beber líquidos a menudo.

2. Ropa y calzado adecuados

Ambos tienen que ser adecuados para poder pasar varias horas al aire libre. Es mejor que las prendas de vestir sean de fibras naturales y fáciles de poner y quitar, dependiendo de las alteraciones térmicas a lo largo del día. Optar por llevar ropa de colores claros para facilitar la localización de los insectos será muy práctico.

Por lo que respecta al calzado, siempre hay que procurar que sea confortable y que asegure un buen apoyo del pie en el suelo –de suela dura y lo suficientemente gruesa–. Así se evitarán torceduras en terrenos irregulares. Tanto si es calzado deportivo como si se trata de unas botas para caminar, debe quedar bien sujeto al pie. Usar unos calcetines adecuados, ni muy grandes ni pequeños, es importante para evitar rozaduras y ampollas.

3. Dos extras importantes

  • Aunque no es imprescindible, es aconsejable llevar una manta para extenderla en el suelo por si los niños o los bebés necesitan descansar, ya que así se evita el contacto con hierbas que puedan causar urticaria o erupciones cutáneas.
  • También se hace imprescindible el uso de una mochila ergonómica portabebés.

4. Contemos con los animales

La sencilla presencia de algunos animales característicos de estos lugares –abejas, avispas, hormigas, mariposas, mosquitos, escorpiones, arañas o serpientes–, puede ser una oportunidad para conocerlos mejor y consultar antes o después más información con los más pequeños de la casa acerca de todas aquellas dudas que la excursión nos haya suscitado.

El uso de los repelentes de insectos -a poder ser ecológico- es de gran utilidad, pues pueden evitar ciertas picaduras, que si bien en muchas ocasiones carecen de importancia, hacen a veces más incómoda la excursión de los niños.

Una norma que nunca hay que olvidar es no poner la mano debajo de las piedras ni levantarlas sin cuidado. Tampoco debemos molestar a cualquier animal que en aquel momento hiciera su aparición.

5. Reconozcamos las plantas

Ciertas especies vegetales pueden representar un peligro para la salud al ser ingeridas o al entrar en contacto con la piel. Es preciso, pues, explicárselo a los niños y vigilarlos para que los más pequeños no toquen ni ingieran esa planta, baya o vegetal desconocido.

Lo ideal sería saber distinguir las plantas silvestres comestibles y las venenosas de aquellas que no lo son. Existen publicaciones específicas según la zona y aplicaciones para el teléfono que reconocen plantas que pueden sernos de gran ayuda.

Artículos relacionados