7 claves qué necesita aprender tu hijo para ir por la calle

CRIANZA

7 claves qué necesita aprender tu hijo para ir por la calle

Enseñar a los niños a moverse con seguridad se hace imprescindible.

11 de septiembre de 2018, 20:31 | Actualizado a

Si se le prepara bien desde que empieza a caminar, a partir de los ocho años un niño será capaz de percibir los riesgos y cómo evitarlos, adquiriendo cierta autonomía vial.

En éste, como en otros aprendizajes, es vital que los padres demos ejemplo respetando siempre todas las normas de circulación. De entrada, una regla importante es enseñar a los niños a circular por el lado más alejado de la calzada, así como explicarles el funcionamiento de los semáforos y las señales básicas.

En desventaja

La estatura del niño es un inconveniente tanto para ver como para ser visto. Hay que tener presente que hacia los seis años sus ojos están a unos 105 cm del suelo. Así, tienen que levantar la vista para poder ver las señales de tráfico. Imagina si son más pequeños.

Por lo que se refiere a la percepción visual, los niños giran la cabeza para poder usar su visión periférica ya que sólo ven lo que está en su campo visual central, debido al insuficiente desarrollo del sentido de lateralidad.

Un niño necesita unos cuatro segundos para distinguir un vehículo que se acerca, a diferencia de los adultos que sólo necesitan 1/4 de segundo.

Asimismo, a los niños les resulta difícil localizar la procedencia de un sonido y por ello les cuesta identificar tanto el sonido del claxon del coche que se aproxima como, en ocasiones, los gritos de advertencia.

Enseñar a un niño a sortear los peligros es uno de los primeros objetivos. En este sentido, hay tres puntos primordiales:

  1. Poner atención en el trayecto a pesar de conocerlo.
  2. Estar atento para identificar aquellos sonidos que puedan significar un peligro −como el del coche que se aproxima−.
  3. Y enseñarle que debe girar la cabeza a ambos lados de la calle.

Al andar por la calle

Desde que empieza a caminar cogido de vuestra mano, necesita saber que:

  1. Si no hay acera y se camina por la calzada, es preciso hacerlo siempre de frente a los vehículos que circulan, es decir, por el lado izquierdo.
  2. Es conveniente caminar siempre por la parte media de la acera. De esta manera se halla protegido si súbitamente sale un coche de cualquier sitio (un garaje, un local, etc.).
  3. No hay que salirse nunca de la acera para querer adelantar a otro peatón o superar un obstáculo.

Antes de cruzar

Es importante que nuestros hijos sepan cómo actuar para que, el día que lo tengan que hacer solos, no cometan ninguna imprudencia.

  1. Averiguar el sentido de la circulación de la calle. Si la calle tiene un sentido único, debe comprobar por qué lado se acercan los coches.
  2. Localizar un sitio seguro para cruzar (semáforo, paso elevado, paso cebra, etc.) o desde donde pueda ver con claridad los coches que se aproximan. Cruzar una calle entre dos coches aparcados es una acción peligrosa.
  3. Mirar a ambos lados de la calzada (izquierda y derecha, y otra vez a la izquierda), y cruzar con decisión y en línea recta lo más rápido posible, siempre sin correr.
  4. Si se aproxima un vehículo es preferible quedarse parado −aunque sea en el centro de la calzada− y esperar que pase. Correr puede provocar desconcierto en el conductor.
  5. Es importante enseñar a los niños que, a pesar de que el semáforo esté en verde, no deben atravesar la calle hasta que los coches hayan parado.

Artículos relacionados