8 claves para vivir su nuevos hábitos sin tensiones

SLOWPARENTING

8 claves para vivir su nuevos hábitos sin tensiones

Dejar el pañal, comer en la mesa, dormir, recoger los juguetes... ¿Podemos enfocarlo sin tanto estrés?

6 de septiembre de 2018, 22:13 | Actualizado a

  1. El mejor momento para abandonar el pañal lo decide el propio niño, no los padres ni la guardería. Si lo deja a su tiempo, el proceso es más rápido y menos traumático. El momento ideal es cuando él mismo reconoce la necesidad de evacuar y pide ayuda para ir al baño, lo que suele suceder entre los 30 y los 48 meses.
  2. Si duerme en la misma cama que vosotros desde que nació, o en una cuna al lado y estáis a gusto, que se mude a su habitación no es una necesidad imperiosa. Aunque sea pequeño, muchas decisiones las podéis tomar en común, intentando pensar qué es lo mejor para todos.
  3. Cuando ya sean capaces de mantenerse sentados sin ayuda, es bueno sentar a nuestros hijos en la mesa con nosotros, aunque ya hayan comido, y dejarles picar y probar de nuestro plato. Así le contagiamos el gusto por comer y fomentamos su autonomía de elección.
  4. Un niño no va atolondradamente por la vida porque sí. Si nosotros seguimos ritmos pausados y tenemos tiempo para hacer las cosas despacio, ellos también nos imitarán así.
  5. Los niños son curiosos por naturaleza. Dejemos que manipulen, investiguen, toquen... sin miedo y observándoles a cierta distancia.
  6. Todos queremos ser escuchados. Si queremos que los niños que nos escuchen con atención, escuchemos nosotros también lo que tienen que decirnos. Hagámoslo con paciencia, pasando por alto sus dificultades de expresión y, sobre todo, huyendo de la tentación de corregirles cada error que cometen.
  7. Leer cada día un poco, mantener los objetos en orden, colaborar en casa... son tareas que no deberían plantearse como una obligación en solitario. Empezar a practicar juntos es mucho más estimulante.
  8. Vestirse solo o prepararse la bolsa del colegio son cosas que hará a su tiempo. Pero le ayuda que, poco a poco, sin tensiones, vayamos cediendo terreno sin negarnos a ayudarles.