"Hay que criar más despacio"

ENTREVISTAMOS A IBONE OLZA

"Hay que criar más despacio"

Las experiencias vividas durante la infancia, incluso antes de nacer, pueden influir en nuestro comportamiento en la edad adulta.

Isabel Fernández del Castillo

12 de enero de 2018, 10:23 | Actualizado a

Ibone Olza es Psiquiatra Infantil y perinatal. En el año 2005 publicó, junto al Dr. Enrique Lebrero, ¿Nacer por cesárea? (Ob Stare), con el que pusieron sobre la mesa la trascendencia psicológica del parto y del nacimiento. Desde entonces, no ha dejado de escribir para defender el derecho de las madres a tener partos respetados, y el de sus hijos, de recibir todo el calor y el amor que necesitan.

En tus escritos insistes en la influencia de la etapa prenatal sobre la salud mental tanto de los niños como de las madres. ¿Cómo consideras que se debería mejorar su atención?

Cualquier intervención destinada a reducir el estrés de las madres será beneficiosa. Probablemente, en ese sentido lo más urgente son las medidas de tipo social, como la protección del puesto de trabajo de las embarazadas, la baja laboral si sus tareas suponen un estrés y, por supuesto, la prolongación del permiso por maternidad mucho más allá de las 16 semanas, que no satisfacen las necesidades de apego y contacto del bebé y de la madre.

Y en el ámbito de la atención al embarazo y el parto, ¿qué cambiarías de la situación actual?

Creo que es preciso incidir en la desmedicalización del embarazo, que actualmente da lugar a que muchas gestantes sanas vivan su gestación angustiadas por miedo a sufrir alguna patología poco frecuente. Ese miedo genera un estado de ansiedad evitable muy negativo para la madre y el bebé.

¿Quiere decir que la atención al embarazo está muy centrada en los aspectos negativos?

Efectivamente. A menudo, los ginecólogos hablan de porcentajes, de posibles malformaciones o enfermedades en el bebé..., y olvidan o desconocen que la ansiedad que eso genera en las gestantes puede complicar los embarazos. Tendríamos que encontrar el modo de aplicar los avances tecnológicos solo cuando son estrictamente necesarios y beneficiosos, y no por rutina. Habría que poner el énfasis en la salud y los cuidados.

En los colegios, muchos niños son etiquetados como hiperactivos porque no atienden y son revoltosos. Otros sectores creen que el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) no existe. Como psiquiatra infantil, ¿qué opina al respecto?

Los síntomas del TDAH pueden tener infinidad de causas. La inquietud, la impulsividad, la falta de atención pueden ser debidas al aburrimiento, a la tristeza, al abandono, a los malos tratos, a trastornos del vínculo... Cuando un menor presenta esos síntomas, lo lógico es prestarle atención, y ver que está pasando en la escuela, en casa, en la familia...

En definitiva, que se está convirtiendo en un cajón de sastre...

Diagnosticar un TDAH requiere descartar otros problemas o incluso patologías, y eso no se puede hacer a la ligera ni en media hora.

¿Los problemas infantiles se están abordando con medicamentos con demasiada frecuencia?

Sí, creo que se medica a los niños con excesiva ligereza, y personalmente me preocupa mucho el tema.

Hace poco se ha podido ver un vídeo de una chica de 13 años dándole una brutal paliza a otra. ¿Qué reflexiones te suscita?

No lo he visto, pero es que lo que estamos viviendo con los teléfonos móviles es una locura cuyo alcance aún no comprendemos. Creo que, en parte, nos distancian de lo que siente la persona que tenemos al lado. Ante estas situaciones me surgen algunas preguntas: ¿Quién grabó la paliza? La persona que lo hizo, ¿no pudo evitarlo? ¿Quién difunde esos vídeos? ¿Por qué los ve tanta gente? Que en las noticias emitan una paliza de una chica a otra, ¿a qué contribuye?, ¿a que pensemos que todos los adolescentes de hoy son violentos?

¿Qué piensas de los adolescentes que presentan este tipo de comportamientos tan agresivos?

Siempre ha habido agresiones entre adolescentes, y casi siempre ha coincidido que el agresor o agresora ha sido en su día un bebé no acompañado, no sostenido, que no pasó suficiente tiempo en brazos de sus seres queridos y que no se sintió suficientemente amado.

Si pudieras enviar un solo mensaje a las familias para cuidar la salud mental y emocional de sus hijos, ¿cuál sería?

Criad más despacio. Pasad más tiempo con vuestros hijos, todos juntos, sin necesidad de hacer nada en particular. Preguntaos ¿para qué? antes de dejarlos con otras personas o lejos de casa, antes de embarcaros en trabajos estresantes o viajes agotadores, o de pedir nuevos créditos que hipotequen vuestro tiempo. Desayunad con ellos, salid al campo, apagad la tele y converdad, comed juntos...

Y si pudieras enviar un solo mensaje a los profesionales de la salud, ¿cuál sería?

Cuidaos mucho, pues esta profesión es muy exigente.

"Qué fácil es dejarse manipular por esta sociedad"

ENTREVISTAMOS A GABRIELLA BIANCO

"Qué fácil es dejarse manipular por esta sociedad"

Artículos relacionados