Miedos infantiles - Tu Bebé

Juegos

¿Qué juguetes son los más adecuados para mi bebé?

¿Tiene un montón de juguetes y prefiere un cazo o unas llaves? Déjaselos, los objetos de la vida cotidiana favorecen su capacidad natural de explorar, descubrir y jugar

20 de julio de 2016, 08:00 | Actualizado a

En cuanto tu bebé descubre sus manos y de lo que estas son capaces, el deseo de agarrar y llevarse las cosas a la boca no dejará de crecer. Sus ganas de conocer y aprenderlo todo acerca de lo que lo rodea tendrán en sus sentidos sus mejores aliados, de manera que cualquier objeto a su alcance se convertirá en un interesante juguete con el que podrá desarrollar su curiosidad, que como bien sabes es el principal motor del aprendizaje.

A mediados del siglo pasado, la maestra y psiquiatra social Elinor Goldschmied creó la cesta de los tesoros, una propuesta de juego para bebés de seis a 12 meses, con la que deseaba favorecer la predisposición natural de los niños a la exploración.

Se trata de una cesta que colocamos a su alcance y que rellenamos con objetos cotidianos.

Esta propuesta, además de permitirles descubrir diferentes texturas, materiales..., tiene un punto de transgresión muy apetecible para tu bebé, ya que son los mismos objetos que ve que usas tú en el día a día. Así pues, la cesta de los tesoros puede resultar atractiva hasta casi los dos años, lo que cambiará es su modo de jugar.

¿Y qué contiene? Diferentes tipos de objetos. Para hacer la tuya te proponemos que incluyas: de madera (cucharas, pinceles...), naturales (piedras, hojas, conchas...), de metal (coladores, moldes...), de tela (franela, tul...) y otros, ovillos, tapones del fregadero...

"Dejen a sus hijos jugar"

Tamara Chubarovsky

"Dejen a sus hijos jugar"

Manipular estos objetos, sin duda, desarrollará sus sentidos, la psicomotricidad fina a través de la coordinación ojo-mano, además de favorecer su capacidad de atención y su autonomía, ya que él es el protagonista de su juego y de sus exploraciones.

Aun así, ¡no todo vale! Fíjate en el tamaño de los objetos (nunca más pequeños de cinco centímetros) y que sean totalmente seguros para el bebé. Y no te olvides de añadirle objetos nuevos. La sorpresa también es un excelente generador de curiosidad.

Etiquetas:  Bebé Juegos Hijos

Artículos relacionados