Paseos más divertidos

BEBÉS FELICES

Portear nos facilita la vida

Salir de casa con una mochila portabebés ergonómica puede ser de gran ayuda a la hora de recorrer la ciudad en su compañía.

2 de septiembre de 2017, 20:40 | Actualizado a

Hacer los recados con los niños suele ser un reto casi épico porque se cansan de seguir nuestros pasos. Y por qué no decirlo, a menudo no hemos planificado bien la salida y alargamos el recorrido, porque hemos recordado que también nos hacía falta esto o aquello, o “ya que estamos cerca de..., podríamos aprovechar para...”.

En estas ocasiones, la frase más repetida por los niños es sin lugar a duda: “¿Cuánto falta?”, “¡Me aburro!” o “¡Me prometiste que...!”. Si no les da por querer soltarse de nuestra mano y salir corriendo hacia algún sitio que les ha llamado la atención, y que les resulta mucho más atractivo que acompañarnos. ¿Cómo podemos convertir estas salidas en momentos llevaderos e incluso divertidos?

Recursos creativos

Para que el recorrido sea el más conveniente, podemos decidir pasar por aquellos lugares que resulten más atractivos para los niños, y proponerles una parada en aquel lugar que tanto les gusta o en un parque, para subir y bajar una vez por un tobogán.

Durante el recorrido es importante que sigamos manteniendo el contacto emocional y físico con nuestro hijo: estando atentas a sus comentarios y juegos y procurando no desconectarnos demasiado, por ejemplo mirando el móvil en una cola, en lugar de mirar y sonreír a nuestro hijo que también espera.

También podemos preguntarles si prefieren ir por un camino u otro...

En el momento de comprar, también podemos invitarlos a participar. ¿Y si son ellos los que deben encontrar lo que estamos buscando?. Ir de un lado a otro con nosotros, cogidos de la mano, es poco motivador en una edad en la que a menudo los oímos decir “yo solo”, queriéndonos demostrar, a toda costa, lo mayores que son.

Salir de casa conduciendo su propia moto o su correpasillos, o empujando el carrito de su muñeco, facilitará el recorrido, y evitará que se cansen demasiado rápido, pero, sobre todo, les va a proporcionar aquello que más les gusta: el juego. Es importante alternar momentos en los que vayan sentados con otros en los que puedan correr y moverse, y si al volver a casa nos toca a nosotros empujar del niño y de la moto, no debemos desesperarnos, y mucho menos si la salida se ha alargado más de la cuenta.

Recordemos que el uso de una mochila o fular portabebés puede decantar el paseo o las compras claramente hacia una salida menos cansada y frustraste para todos. A menudo acabamos aupándolos -sin esta vital ayuda- y cargando las bolsas en el carrito de paseo, así que una mochila o fular portabebés ergonómico puede resultar un descubrimiento maravilloso para toda la familia.


Un plan más a su medida

Tenerlos en cuenta a la hora de realizar nuestras gestiones y adaptarnos a las necesidades cambiantes de cada edad puede contribuir al bienestar de todos.

  • No podemos olvidar que los niños tienen sus límites: hay que evitar los recorridos largos a pie y llenos de paradas y de colas de espera.
  • Escoger el momento adecuado, es decir, cuando los niños no estén cansados ni hambrientos. Y a poder ser, tener previsto de antemano el tema de un tentempié sano (a no ser que mamen a demanda).
  • Son curiosos por naturaleza, así que, allí donde estemos, debemos unirnos a sus ganas de descubrir y de explorar en vez de luchar contra ellas.

Artículos relacionados