¿Sueñan los bebés?

SUEÑO INFANTIL

¿Sueñan los bebés?

Salvador Nos Barberá (neurocientífico)

18 de marzo de 2018, 09:52 | Actualizado a

Desde luego que sí. Empezamos a soñar en el útero materno durante el séptimo mes de gestación (o antes). Este sueño fetal es independiente del sueño de la madre.

Tanto en el feto como en el recién nacido hay fase de sueño REM, la de los movimientos rápidos de los ojos. Hay sueños reales si se da esta fase.

Los bebés presentan una gran actividad cerebral durante el sueño y duermen muchas horas, luego sueñan mucho. Otra cosa es saber que sueñan. Probablemente tienen sueños simples basados también en recuerdos simples, no en formato de sucesión de imágenes nítidas encadenadas entre sí.

Será a partir de los 18 meses cuando el bebé empezará a describir lo que “ha visto” en una confusa relación entre lo real y el sueño. Con dos o tres años de edad y un desarrollo mucho más maduro del lenguaje, lo emocional empezará a adquirir gran importancia. La soltura en el lenguaje nos permitirá comprender y evidenciar que el niño duerme y sueña por fases.

Dormir bien, esto es “toda la noche”, será un factor primordial para el desarrollo psicomotor y la definición de "toda la noche" irá cambiando con el tiempo.

Es normal que los bebés tengan microdespertares para asegurarse la presencia de la madre, o del padre, y que no están solos.

La lactancia materna, en sintonía

La leche materna contiene un aminoácido (L-triptófano) que favorece el sueño. Si además le añadimos que la succión del pecho es relajante, tenemos una combinación perfecta entre sueño y lactancia materna.

El colecho (dormir con nuestro bebé) facilita no solo la lactancia materna sino el sueño de madre e hijo, que serán más sencillamente capaces de realizar los ciclos de sueño necesarios.

Como ocurre en casi todo proceso vital, los factores genéticos estarán presentes de origen y marcarán un algo. Los constitucionales y madurativos se montarán sobre aquellos y finalmente los ambientales, es decir los del entorno, acabarán por concluir la modulación del sueño.

Entre los 4-6 meses se consolida el periodo de sueño nocturno y se establece el ritmo circadiano de la temperatura corporal (ciclo día-noche). La evolución de este ritmo vigilia-sueño en los meses siguientes será un excelente indicativo de lo que va a ocurrir a los dos años.

Fases del sueño

Sueño de onda lenta (NREM): 4 fases

Fase 1 (estado hipnogógico)

Es una fase breve de transición de la vigilia al sueño. Nos “adormecemos” (forma de sueño muy ligera). Las ondas cerebrales en el electroencefalograma (EEG) son irregulares. Representa un 2-5% del tiempo total de sueño en adultos jóvenes. Si nos despertamos podemos no darnos cuenta de que estábamos dormidos (la típica negación de los niños y algunos adultos que niegan la evidencia de su sueño a quien les pregunta).

Fase 2 (sueño intermedio o ligero)

En esta fase aparecen los husos de sueño y los complejos k, ondas variables entre potenciales altos y bajos en el EEG. Supone un 40-50% del tiempo total de sueño.

Fases 3 y 4 (sueño profundo)

A medida que el sueño se hace más profundo; la actividad cerebral es lenta (aparecen las ondas lentas). Representa el 20% del tiempo total de sueño en adultos jóvenes.

Sueño paradójico (REM)

En esta fase se producen movimientos oculares rápidos (MOR o REM). Desaparecen las ondas lentas y se observa en el EEC unas ondas similares a las del modo vigilia. Empieza aproximadamente a los 90 minutos desde el inicio. Sus características son: respiración rápida y superficial, discreta aceleración del ritmo cardiaco, fenómeno de ensoñación.

El sueño REM representa el 20-25% del tiempo total de sueño. En esta fase es cuando más soñamos. Los estímulos banales no interrumpen la fase pero si son intensos nos despertarán de inmediato. Si ocurre, recordaremos fácilmente el sueño.

Durante la fase REM del sueño se produce una hipotonía muscular que reduce nuestros movimientos. En determinadas etapas de nuestra vida esta hipotonía muscular no está inhibida. Entonces nos movemos mucho y puede incluso que caigamos de la cama. Ocurre en los niños hasta que poco a poco van controlando esta inhibición del movimiento durante el sueño.

¿Cuántas veces ocurren estos ciclos de sueño por noche?

Las fases NREM y REM se suceden por ciclos entre 4 y 5 veces en una noche, con una duración de 90 a 120 minutos por ciclo. Tras cada ciclo o se inicia otro o hay despertar espontáneo.

Durante la primera mitad de la noche, el individuo pasa de la vigilia a las fases 1, 2, 3 y 4. En la segunda mitad de la noche, los estadios 2 y REM alternan. La mayoría de los despertares espontáneos ocurren al final de una fase REM y se alcanza una vigilia plena rápidamente. Tras un despertar desde una fase NREM existe lo que se ha llamado una inercia de sueño de duración variable.

La representación gráfica de la organización del sueño una noche completa se llama hipnograma y la sucesión de los ciclos de sueño se denomina arquitectura del sueño.

Conocer nuestra arquitectura del sueño nos permitirá “sacarle rentabilidad y eficiencia“ si nos adaptamos a él y lo favorecemos. Si respetamos estas fases, nuestro descanso, seamos niños o adultos, será realmente reparador, dormiremos mejor y nos despertaremos mejor, con lo cual también nos sentiremos mejor durante el día.

Artículos relacionados