9 aliados

MATERNIDAD PLENA

Tus 9 mayores aliados ahora que eres madre

Hay pequeños detalles que marcan la diferencia, entre un puerperio feliz y uno en el que te sientas desbordada. Estas son mis claves para que lo vivas desde el gran placer que es ser madre:

Raquel Tasa

8 de abril de 2017, 23:00 | Actualizado a

1. Amamantar

La lactancia natural es un aliado para todas las madres, es la mejor alimentación que le puedes dar a tu bebé y para ti puede ser una fuente de placer. Y si no lo es, no lo dudes, acude a tu grupo de lactancia más cercano o háblalo con tu doula.

2. Practicar el Colecho

Somos mamíferos y los mamíferos duermen juntos, unos con otros. Compartir tu cama con el bebé hará que los despertares nocturnos sean más cortos, y te aseguro que no hay nada mejor en el mundo que despertarse con la sonrisa de tu hijo.

3. Encontrar tu tribu

Una red de apoyo madre a madre cercana es esencial para tu bienestar. Compartir con otras madres que están pasando por el mismo momento vital que tú es fundamental. En este periodo, la maternidad es para vivirla en comunidad por muy independiente y solitaria que hayas sido hasta esta nueva etapa de tu vida.

4. Descansar lo que puedas

Sí, no te rías, descansa siempre que te sea posible. Lo sé, durante la noche no vas a poder dormir tus ocho horas seguidas como hacías hasta no hace tanto tiempo, pero no importa, adáptate al ritmo del bebé, si él duerme por la mañana, tú también. Si él echa la siesta, tú también. Es una de las cosas más placenteras, créeme.

5. Apoyarte en la pareja

Las parejas se quejan de que sienten que no pueden hacer nada en los primeros días. Pueden y deben hacer mucho. Tu pareja es tu aliado. ¿Y si sale a pasear con el bebé mientras tú echas una cabezadita? También puede preparar la comida o encargarse de acunarlo mientras tú te das una reparadora y relajante ducha.

6. ¡Rendirte!

Tu ocupación es el bebé y tu bienestar. Ambos van ligados, cuanto más tranquila y amorosa estés tú, más tranquilo estará el bebé. Esto es una rueda que se retroalimenta. El resto pasa a un segundo plano.

7. Dejarte ayudar por una Doula

Los servicios de una doula, si no has encontrado tribu o no tienes familiares y amigos cercanos, tal vez te irían bien. Te proporcionaría apoyo y ayuda extra para poder seguir viviendo la maternidad de un modo tranquilo y placentero.


8. No preocuparte por las tareas de la casa

Una persona que te limpie la casa o incluso que te cocine sería ideal. Si tú no te lo puedes permitir, cuando te pregunten qué quieres que te regalen, ¡pídelo! Sobre todo, en los primeros meses, lo vas a disfrutar especialmente.


9. Usar un fular portabebés

El fular es un auténtico aliado. Los bebés necesitan contacto constante, no les gusta estar solos. Para tu hijo es esencial tenerte cerca y sentir tus latidos. Con un fular podrás mantener el contacto y seguir ocupándote de otras cosas.

Artículos relacionados