Mujer tomando algo caliente en una taza

Cuidarse más

5 consejos para recuperarse del resfriado estando embarazada

El secreto es descansar siempre que puedas, comer sano y recurrir a los remedios naturales y de toda la vida

Dr. Emilio Santos

24 de abril de 2016, 21:51 | Actualizado a

¿Sabes por qué en el embarazo los catarros duran más? “Porque no se pueden tomar medicinas”, es posible que hayas respondido. Y tienes parte de razón, pero también porque en estos meses el organismo reduce la eficacia de sus defensas para evitar que el sistema inmune rechace al bebé, ya que el 50% de su carga genética le es “extraña” (del padre).

Mejórate del resfriado durante el embarazo

Si has cogido un resfriado, tranquila que estas recomendaciones seguro que te ayudan:

1. Descansa más

Siempre que te sea posible métete en la cama un ratito. También es importante que evites todo aquello que te dificulte conciliar el sueño, para que puedas dormir cuando te apetezca.

2. Haz un semiayuno

Toma verduras, frutas, caldos y zumos que te aporten vitaminas y sales minerales. Te reconfortarán y te ayudarán a hidratar y a eliminar las mucosidades. Es posible que sea lo único que desees tomar.

3. Toma vahos

Los vahos te ayudan a fluidificar las mucosidades y harán que la tos sea más productiva. Si te apetece, también puedes darte un baño templado con sal o colocar una cebolla cortada en la mesilla de noche, porque sus vapores producen en los bronquios un efecto similar al lagrimeo de los ojos. El vapor cura.

4. Ventila bien la casa

Es necesario ventilar una vez al día durante unos 10 minutos como mínimo. Hazlo cuando salgas de casa, y tendrás una habitación mucho más limpia de bacterias y virus.

5. Prueba alternativas naturales

Prueba con remedios como, por ejemplo, tomar miel o los lavados nasales con suero fisiológico. La homeopatía, las flores de Bach y la reflexología podal pueden ayudar y no tienen ningún efecto secundario. En cuanto a las infusiones, la regla durante el embarazo es ser muy moderada y no abusar de ninguna sustancia que, aunque mínimamente, pueda ser perjudicial.