Seitai

EMBARAZO CONSCIENTE

Siente y escucha a tu cuerpo con el Seitai

Ya practicas Seitai al respirar y moverte con consciencia, y en el embarazo, no solo te permitirá disfrutar más de esta etapa, sino que te ayudará a crear un vínculo más fuerte con el bebé.

Marina Ubach

19 de julio de 2017, 08:55 | Actualizado a

Si te digo que en las siguientes líneas te voy a hablar del Seitai, me da la sensación de que pondrás la misma cara que yo cuando algún amigo me intenta explicar por qué no funciona mi ordenador. Posiblemente es la primera vez que escuchas –mejor dicho, que lees– la palabra Seitai, y sin llegar a pronunciar la última letra, ya te estás preguntando:

¿Y esto qué es?

En japonés, Sei significa “regulado” y Tai, “cuerpo”. Así, Seitai significa “cuerpo regulado”, y se basa en observar y comprender el movimiento espontáneo y regulador que favorece la flexibilidad y el equilibrio del cuerpo y la mente.

¿Qué me ofrece a mí que estoy embarazada?

Pues ese es mi reto, intentar que cuando acabes de leer este texto tus dudas estén resueltas.

El Seitai es una visión cultural sobre la vida y la salud que se basa en observar el movimiento espontáneo del cuerpo, y practicarlo en el embarazo te facilitará poder establecer un vínculo profundo con el bebé ya durante estos meses, al mismo tiempo que te permite vivir esta etapa más feliz y consciente.

Entre las sencillas prácticas que propone esta filosofía de vida para fomentar la autorregulación del movimiento corporal, encontrarás: el Katsugen undo y el Yuki.

  • El Katsugen undo presta atención al movimiento espontáneo, fruto de la conexión entre el cráneo, la columna vertebral y la pelvis (CVP), así como a la respiración pecto-ventral, que hace que esta sea cada vez más fluida. El movimiento puede ser muy dinámico o casi estático. “Al principio, practicaba casi sin moverme y sentía unas agujetas intensas en el diafragma”, dice la fisioterapeuta y directora de la Escuela Seitai en Barcelona, Francesca Garrido, que empezó a practicar Katsugen a los 22 años. Y es que con estos ejercicios se renuevan los tejidos y se activan las vísceras y los órganos internos, devolviéndole al cuerpo la manera correcta de funcionar.
  • El Yuki, por su parte, se basa en la escucha del cuerpo a través de las manos. Es la comunicación no oral de la energía vital y está destinada a potenciar la capacidad del cuerpo de regenerarse y sanarse, recuperando el equilibrio. Suele practicarse en pareja, pero podrías hacértelo a ti misma. Durante el embarazo se recomienda dedicarle, como mínimo, un día a la semana, porque permite superar un posible bloqueo en la ya mencionada conexión entre el cráneo, la columna vertebral y la pelvis, y además crea un vínculo energético muy profundo, por lo que es “un auténtico tesoro para la familia y el bebé”, como dice Carme Albareda, pediatra e instructora de Seitai.

Algunos consejos

Si todavía no tienes claro por qué sería bueno que practicaras Seitai en el embarazo, quizá te ayude a decidirte la siguiente información.

  • Estos ejercicios no solo son compatibles con el yoga o cualquier otro ejercicio de preparación al parto, sino que además potencian los beneficios de dichas prácticas.
  • No tiene contraindicaciones, pero durante las primeras semanas del posparto no se recomienda practicar el Katsugen, aunque sí puede hacerse Yuki, porque en ese momento la pelvis se está cerrando y es mejor no interferir en este proceso natural. En estos días es mejor que no estés mucho tiempo erguida para no cargar demasiado peso sobre la pelvis.
  • Durante el embarazo es importante que fortalezcas tu flexibilidad, tanto física como psíquicamente. Si se libera la tensión acumulada, se desbloquean las zonas que pueden estar aprisionadas y el cuerpo estará libre para que el parto sea más fácil.
  • El Katsugen también puede ayudar a disminuir las posibles molestias del embarazo, síntomas que nos hablan de zonas del cuerpo atrapadas. La lumbalgia significa que hay pinzamiento en las lumbares, las náuseas son síntoma de tensión del diafragma...
  • Es recomendable que camines a diario para movilizar los tobillos, muy relacionados con la pelvis, porque tienden a hincharse con facilidad debido a la mala circulación que causa el proceso hormonal. Si están flexibles, el parto será más fácil. Al andar, también se estimula el músculo psoas, el cual evita el estreñimiento. Mientras caminas conscientemente puedes hablar en voz alta con el bebé, así se empezará a establecer el vínculo y se irá colocando para salir.
  • El bebé habla a través de tus deseos, por lo que es necesario que escuches a tu cuerpo y lo complazcas, aunque eso sí, evitando los excesos. Si el cuerpo necesita calcio, te pide lácteos; si necesita hidratos de carbono, te pide dulces... Hazle caso.
  • Y, por último, el Seitai da una gran importancia al rol del padre en el embarazo: es necesario que acompañe a la mujer, la ayude y la apoye para que se sienta bien y tranquila.


Orígenes: Si tú estás bien, el bebé también

  • Esta cultura de enfoque holístico llega a España de la mano de Katsumi Mamine, discípulo de su creador, el respetado maestro y terapeuta tradicional japonés Haruchika Noguchi.
  • El seitai permite a la futura mamá respetar el movimiento de la vida desde su concepción y establecer un profundo vínculo con el bebé en su gestación.
  • Así aprendes a sentir tu vida y la del bebé. “Una cosa es únicamente vivir, y la otra es sentir nuestra propia vida, entenderla y acompañarla. Si la madre se siente bien, el niño estará perfectamente”, explica la fisioterapeuta Francesca Garrido.

Artículos relacionados