embarazada a comer fruta

Dieta saludable

Qué comer (y qué no) durante el embarazo

A veces, nos complicamos la vida. Te explicamos las claves de una alimentación sana para ti y el bebé que está creciendo en tu interior

María Manero

24 de abril de 2016, 22:08 | Actualizado a

Comer bien es más sencillo de lo que parece. ¿Qué tal si nos olvidamos de hacer malabares con la dieta y nos lo ponemos fácil?

Alimentos buenos para embarazadas

Más allá de definiciones, pirámides alimentarias, guías dietéticas y cálculos nutricionales y calóricos, una alimentación saludable es simplemente aquella que se basa en el consumo de los siguientes productos.

· Alimentos vegetales frescos y mínimamente procesados: frutas, hortalizas, legumbres, frutos secos, farináceos integrales (pan, pasta, arroz, copos de cereales...).

· Aceite de oliva extra virgen.

· Menos pescado, carnes magras, huevos y lácteos desnatados. Es poco saludable tomar alimentos azucarados (bollería, galletas, refrescos...), carnes rojas y grasas, embutidos, aperitivos fritos y salados, y platos precocinados.

Por otro lado, hay que evitar o dosificar el consumo de estos alimentos por contener un exceso de ciertos nutrientes o presentar algún riesgo para las embarazadas:

· Las algas se han convertido en un alimento muy popular. Es cierto que son ricas en vitaminas, minerales, fibra y proteínas, pero también tienen un elevado contenido en yodo, tanto que podría afectar negativamente a la glándula tiroides del bebé. Por eso, están desaconsejadas entre las mujeres embarazadas.

· El hígado contiene cantidades muy elevadas de vitamina A, las cuales podrían ser teratogénicas y causar anomalías fetales graves. De manera que, al igual que los suplementos de vitamina A, se recomienda no tomar hígado durante estos nueve meses.

· Las nueces de Brasil tienen un alto contenido en selenio, un mineral necesario para nuestro organismo, pero tóxico en cantidades elevadas. Así pues, debe consumirse con prudencia.

· La carne cruda o curada es el principal factor de riesgo de la infección por Toxoplasma, un parásito que puede causar abortos o lesiones al feto. Se aconseja evitar los embutidos y productos elaborados con carne cruda (incluido el jamón serrano), o bien congelarlos antes a -22 °C durante 10 días.

Etiquetas:  Bebé Maternidad

Artículos relacionados