cinco razones cuadrado

Tiempo de lactancia

5 razones para dar el pecho más allá del año

Si la leche materna es el alimento ideal para los niños, ¿por qué quitárselo a los seis meses? Con el tiempo serán ellos los que te digan que ya no la quieren

Dr. Luis Ruiz

25 de abril de 2016, 10:18 | Actualizado a

Los beneficios de la leche materna en los primeros meses de vida son incuestionables, pero ¿qué le aporta una vez ha cumplido los doce meses?

¿Es bueno dar el pecho a tu bebé después del año?

Como todo lo bueno de la vida, la lactancia materna, cuanto más dure, mejor. Aquí te doy 5 convincentes razones, pero, como en todo, lo más importante no es ponerse metas, sino disfrutar del proceso con naturalidad.

1. La leche materna siempre es mucho mejor

Que la de cualquier animal de otra especie o vegetal. Y aunque a partir de los 12 meses de edad no es tan recomendable ofrecer el pecho antes de las comidas, si lo toma, da lo mismo. Lo importante es que mame.

2. Obtienen calorías

Y micronutrientes (hierro, calcio, vitaminas) de la leche que les da su madre en una proporción nada desdeñable, ya que en ciertas ocasiones pueden llegar a representar el 50% de las necesidades diarias de un niño.

3. Cuatro tomas al día

Es lo que se aconseja que hagan, preferiblemente después de las comidas para no quitarles el apetito y las ganas de probar nuevos alimentos. De todas maneras, cualquier momento es bueno para hacerlo. Lo más habitual es que los niños lo pidan como postre y antes de irse a dormir, y normalmente cuando están enfermos suele ser lo único que les apetece comer.

4. La técnica puede variar

Ahora ya no necesitan de vosotras para encontrar la mejor manera para mamar. Se ayudan de sus manos, pueden ponerse a horcajadas en nuestra pierna... Lo que pueden aparecer son condiciones si la madre no se siente cómoda haciéndolo en público: “Solo cuando estemos en casa”, “En la calle mejor no”...

5. Amamantar más de un año

No influye en la autonomía de los niños como muchas personas piensan. Su independencia no viene determinada por el tipo de alimentación, sino por el estilo de crianza. Así que puedes estar tranquila que, aunque des el pecho a tu hijo durante años, eso no lo convertirá en un adulto dependiente de ti ni de nadie, al contrario.

Artículos relacionados