si a la lactancia cuadrado

Carlos González

Tu leche es lo mejor para tu bebé

Por suerte, la lactancia materna se está recuperando. Cada vez más madres amamantan a sus hijos más tiempo. Con estas tres claves lograrás dar el pecho con éxito

Carlos González

24 de abril de 2016, 19:32 | Actualizado a

Al ver tantas lactancias que fracasan en pocos días, es fácil pensar que es algo frágil que exige grandes conocimientos, constantes cuidados, una gran fuerza de voluntad y, sobre todo, muchísima suerte. Pero si nos alejamos un poco, la perspectiva cambia. Las madres han dado el pecho durante millones de años y lo siguen haciendo en la mayor parte del mundo.

En España, han aparecido en los últimos años docenas de grupos de apoyo mutuo. Muchos de ellos tienen páginas en Internet con información sobre diversos aspectos de la lactancia.

Es conveniente asistir a sus reuniones incluso durante el embarazo, pues la madre no solo encuentra información práctica y ayuda para superar las pequeñas dificultades –ayuda que antes prestaban las abuelas, cuando las abuelas habían dado el pecho–, sino también una lección sobre simpatía y respeto; un lugar donde dar el pecho es normal y nadie te critica por hacerlo.

Los profesionales, por nuestra parte, hemos comprendido, por fin, que las madres no abandonaban la lactancia por falta de interés, sino por falta de ayuda e información.

Si tienes claro que quieres dar el pecho, unirte a un grupo de apoyo o buscar la guía de un profesional te ayudará a conseguirlo con éxito. Estas tres claves que aquí te explico serían el ABC de lo que con ellos podrás encontrar:

  1. Deja a un lado el reloj. Olvídate de los 10 minutos, de las cuatro horas y del descanso nocturno. Solo tu hijo sabe cuándo y cuánto necesita mamar. En muchas ocasiones, los recién nacidos necesitan 15 o 20 minutos para tomar de un pecho; pero, hacia los tres meses, muchos son capaces de mamar en dos o tres minutos. Y aunque algunos duermen entre seis y ocho horas seguidas a los dos meses, a partir de los cuatro o cinco meses suelen despertarse y mamar varias veces cada noche. Cuanto más mama el niño, más leche sale.
  2. Adopta una posición correcta. Piensa que el bebé mama apretando con la lengua y, por lo tanto, necesita poner la lengua debajo del pecho, con la boca muy abierta y una gran parte del pecho dentro. Esta es una de las cosas, entre otras muchas, que aprenderás si entras en contacto con un grupo de madres, de manera que es muy recomendable buscar el que te quede más cerca de casa, incluso antes de que nazca el bebé.
  3. No le des otras cosas. Hasta los seis meses, se aconseja ofrecerle solamente el pecho, ni biberones, ni agua con azúcar, ni zumos, ni manzanilla, ni tan siquiera agua. Una vez pasados los seis primeros meses de vida, el pecho se complementa con otros alimentos, los cuales no hace falta que sean pasados por la batidora. Pero, aun así, la leche materna continúa siendo el alimento principal. Se recomienda dar el pecho por lo menos hasta los dos años.

Artículos relacionados