PARTO FLUIDO

5 claves para un parto fluido (para ti y para tu bebé)

Sin intervenciones, con la atención, el entorno y la compañía adecuada, nuestro cuerpo se encargará de que el proceso evolucione de la manera más fluida posible.

1. ¿Por qué puede llegar a doler tanto?

1 / 5

1. ¿Por qué puede llegar a doler tanto?

Creencias equivocadas acerca de este proceso, el miedo, la ansiedad, el sentirse sola, un entorno inadecuado (frío, demasiado iluminado…), la falta de intimidad (personal sanitario que entra y sale de la habitación sin presentarse, sentirse observada…), dificultan el parto y aumentan el dolor.

 

2. Cómo se puede mitigar

2 / 5

2. Cómo se puede mitigar

Ofreciendo a la futura madre tranquilidad, seguridad, intimidad, la compañía que elija y la libertad de movimiento y de expresión. Un ambiente que le permita conectar con su mundo emocional también resulta muy efectivo.

 

3. Confía en la sabiduría del propio cuerpo

3 / 5

3. Confía en la sabiduría del propio cuerpo

La oxitocina producida por el cerebro tiene un efecto analgésico que disminuye la percepción del dolor, al mismo tiempo que reduce el control racional y crea bienestar.

Los pujos voluntarios son más efectivos que los guiados, puesto que no reducen la oxigenación del bebé y, al mismo tiempo, protegen el periné de la madre. Por esta razón, cada vez es menos frecuente que a la mujer de parto se le diga cuándo y cómo debe empujar.

 

4. Con total libertad de movimiento

4 / 5

4. Con total libertad de movimiento

La mujer adoptará libremente las posiciones que le resulten más cómodas durante todo el trabajo de parto, para facilitar tanto la evolución del proceso com el nacimiento del bebé.

Para evitar intervenciones innecesarias y partos instrumentales es necesario:

  •  respetar el ritmo del cuerpo
  • no romper la bolsa
  • ni tampoco administrarle oxitocina sintética

 

5. Los primeros minutos de vida del bebé

5 / 5

5. Los primeros minutos de vida del bebé

Todo aquello que sucede entre su nacimiento y el alumbramiento de la placenta es crucial para la salud del recién nacido.

  • No cortar el cordón mientras sigue latiendo aporta al bebé tanto hierro como durante los primeros seis meses de lactancia materna.
  • Estando piel con piel con su madre, el bebé es colonizado por las bacterias maternas, evitando así el riesgo de sufrir posibles infecciones al entrar en contacto con gérmenes extraños propios del ambiente hospitalario.
  • El recién nacido es capaz de encontrar el pezón de su madre por sí mismo, sin necesidad de ayuda, sobre todo si el parto no se ha medicalizado. Esa primera toma espontánea aumenta las posibilidades de que madre e hijo disfruten de una lactancia materna sin complicaciones y prolongada en el tiempo.

 

7 de enero de 2018, 17:52 | Actualizado a