Colectivos por un parto respetado

PARTO

Colectivos por un parto respetado

La atención al parto en España está evolucionando a toda velocidad, un cambio fruto de largos años de trabajo de colectivos de usuarias y profesionales.

Isabel Fernández del Castillo

23 de septiembre de 2018, 10:11 | Actualizado a

Raramente un cambio social importante se produce por el empuje de un solo colectivo, sino que ocurre por una confluencia de circunstancias y, sobre todo, porque se ha llegado a crear una masa crítica suficiente que hace que el proceso se desencadene.

Pero para que se llegue a formar esa masa crítica, todo comienza mucho tiempo antes.


Los cambios en la atención al parto en España se están sucediendo a mucha velocidad en algunos centros, aunque en otros parece que el tiempo no pase.

La causa de todos estos progresos no ha sido el Ministerio de Sanidad, con su Estrategia de Atención al Parto Normal, ni la actividad de las asociaciones de usuarias, como El Parto es Nuestro o la Plataforma pro Derechos del Nacimiento, ni los profesionales concienciados que trataban de cambiar la atención desde fuera, o desde dentro, como la Federación de Matronas con su Iniciativa Parto Normal.

Al menos, no por separado.

Ha sido la confluencia de todos esos factores lo que ha hecho que el proceso finalmente se pusiera en marcha y se plasmara en cambios concretos.

Antes de eso, ha habido años de hipermedicalización de la asistencia, de derechos sanitarios que no se respetaban, de trabajo en la sombra, de profesionales pioneros que lideraron cambios en sus centros, de partos en casa o en alguno de los centros especializados como la clínica Acuario o la casa de partos Migjorn. Años en los que otros países europeos fueron capaces de dar una vuelta completa a su sistema de atención al parto.

Recomendaciones de consenso

La primera advertencia vino de la Organización Mundial de la Salud. En 1985 la OMS lanzó sus primeras recomendaciones, a las que se llegó por consenso en la primera reunión sobre el tema celebrada en Fortaleza, Brasil.

En ellas se instaba a los servicios médicos a atender el parto “con el mínimo grado de medicalización posible” y a dejar de practicar a las parturientas intervenciones rutinarias y sistemáticas sin aval científico, como la inmovilización boca arriba, la administración de oxitocina o la episiotomía.

Algunos países reaccionaron de inmediato, principalmente los del norte y centro de Europa: Suecia, Noruega, Finlandia, Suiza, Holanda, etc.

En los países mediterráneos, en cambio, quedan todavía muchas asignaturas pendientes. Y no es una cuestión de presupuesto, ya que cuanto más fisiológico es un parto, menos gasto genera.

En España, la confluencia de los tres agentes implicados: profesionales, administración e usuarias ha sido clave para impulsar y concretar un cambio necesario y largamente demandado.

Los tres elementos del cambio


1. PROFESIONALES

No están para ejercer la autoridad, sino al servicio de la díada madre-bebé. Igualmente, la definición de competencias entre médicos y matronas es esencial para el cambio.

2. USUARIAS

Nos corresponde asumir el protagonismo y, por lo tanto, la responsabilidad del nacimiento de nuestros bebés, mediante la información y la toma de decisiones.

3. ADMINISTRACIÓN

Las directrices del Ministerio de Sanidad son fundamentales para subordinar la práctica médica a la evidencia científica y salvaguardar los derechos de cada parte implicada.

Otros protagonistas activos

Asociación El Parto es Nuestro

Nació en el año 2003, a partir del punto de encuentro en el que se convirtió el foro Apoyocesáreas, creado en 2002 por Ibone Olza y Meritxell Vila como un espacio de apoyo entre mujeres que habían sufrido cesáreas innecesarias o traumáticas.

Inesperadamente, al foro fueron llegando mujeres que habían tenido partos vaginales, pero que igualmente se sentían heridas por la experiencia. También fueron llegando profesionales que anhelaban un cambio, deseosos de aprender y ver su profesión desde “el otro lado del espejo”.

De las experiencias e información que circuló en ese foro surgió la necesidad de organizarse para demandar cambios; así nació El Parto es Nuestro, una asociación insólita, ya que desde el principio hubo socios profesionales, como matronas, ginecólogos o pediatras, en calidad de usuarios del sistema sanitario.

El corto de Itziar Bollain Por tu bien, y los reportajes Parir en España y Los dolores del parto, del programa Línea 900, y De parto, en Documentos TV, ambos de TVE, ayudaron a su difusión.

Observatorio de Salud de la Mujer

Su directora, Concha Colomer, fue receptiva a las demandas sociales de cambio y convocó a organizaciones de todas las partes implicadas −usuarias, matronas, ginecólogos, neonatólogos...− a sesiones de trabajo en las que se contrastaron los protocolos de atención al parto con la última evidencia científica.

Tras numerosas deliberaciones, y por consenso, en 2008 se publicó la primera versión de la Estrategia de Atención al Parto Normal, aprobada por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. No sólo contemplaba el cambio de los protocolos, también la formación de los profesionales.

IHAN

La Iniciativa Hospital Amigo de los Niños, dependiente de UNICEF, ha velado desde hace años porque los hospitales fomenten la lactancia materna en los momentos clave −las horas siguientes al nacimiento−, concediendo el distintivo IHAN a los hospitales que cumplían los 10 pasos para una lactancia exitosa. En la actualidad, ha cambiado su nombre por el de Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia.

Federación de Matronas

Integrada por asociaciones de todas las comunidades autónomas, su documento Iniciativa Parto Normal ha contribuido a actualizar la práctica de numerosas profesionales.

Plataforma pro Derechos de Nacimiento

Creada en 1998, está integrada por numerosas asociaciones tanto de usuarios como de profesionales que trabajan por el cambio en el sistema de atención al parto.

Campaña ¡Que no os separen!

Lanzada el año 2008 por la Asociación El Parto es Nuestro, recibió el apoyo del Observatorio de Salud de la Mujer y del Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría.

El objetivo era concienciar a profesionales, madres y padres de la importancia del contacto inmediato madre-bebé tras el nacimiento, y del Método Madre Canguro para los prematuros.

Esta campaña ha contribuido a cambiar la percepción que hasta ahora se tenía del recién nacido y sus necesidades, y a que los padres conozcan su derecho a permanecer en todo momento junto a sus bebés. Cada vez son más los hospitales en los que se practica el contacto inmediato y las UCI neonatales con puertas abiertas las 24 h.

Una primera hora respetada

LIBRO RECOMENDADO

Una primera hora respetada

¿Y a partir de ahora qué?

Han cambiado muchas cosas, pero queda mucho por hacer. El texto de la Estrategia no es el reflejo de la realidad actual, sino el manual de instrucciones de un cambio que todavía está a medias, y, sobre todo, una herramienta para que las madres y los padres estimulen el cambio demandando algo a lo que tienen derecho: una atención sanitaria de calidad en el embarazo, el parto y el puerperio.

¿Qué puedo hacer yo para impulsar el cambio?

El papel de las usuarias es clave para que las directrices marcadas por la Estrategia de Atención al Parto Normal se cumplan.

INFÓRMATE

Actualmente, la imagen que nos llega del parto a través de las películas o los medios de comunicación es un tanto irreal y tópica. A través de www. elpartoesnuestro.es y otras páginas web tienes acceso a artículos, vídeos, foros, etc.

CREA CONCIENCIA

El contacto personal y el testimonio en primera persona es lo más transformador que existe. No pierdas ocasión de asistir a reuniones y charlas organizadas por las asociaciones de usuarias.

DEMANDA UNA ATENCIÓN DE CALIDAD

La velocidad con que las recomendaciones de la Estrategia se apliquen dependerá de la demanda de las mujeres. Manifiesta tus deseos en el hospital o presenta un plan de parto.

RECLAMA

Si crees que no has recibido una atención apropiada, presenta una reclamación en el hospital. Les servirá para detectar los fallos y mejorar la atención a las demás mujeres.