Cuándo acudir a urgencias por una caída en el embarazo

EMBARAZO SANO

Cuándo acudir a urgencias por una caída en el embarazo

Pequeños golpes a los que habitualmente no damos importancia adquieren ahora una nueva dimensión. Algunos síntomas nos indican cuándo es necesario ir al hospital.

Emilio Santos Leal

22 de marzo de 2018, 19:27 | Actualizado a

La mayoría de los traumatismos que sufren las embarazadas son menores. Pero entre un 6 y un 7% sufre algún tipo de golpe que requiere el traslado al servicio de urgencias de un hospital. De ellas, solo una de cada 20 necesita quedarse ingresada por un riesgo más importante.

Casi todos estos golpes tienen lugar en el tercer trimestre, básicamente por dos motivos: primero, porque eres más propensa a caídas o golpes, ya que pesas más, te cuesta moverte, estás más cansada, tienes una postura de equilibrio diferente sobre tus piernas –con una mayor curvatura de la espalda (lordosis)– y una mayor laxitud en las articulaciones por el efecto de las hormonas; y en segundo lugar, porque, a igual intensidad del golpe, el efecto es más perjudicial cuanto más avanzado está el embarazo.

Efectos impredecibles

Las complicaciones más graves que puede comportar un golpe son:

Hemorragia interna

Lo peor que le puede suceder a un bebé intrauterino es que su madre esté perdiendo sangre, algo que puede suceder sin que existan síntomas externos. Si la hemorragia es grave, se puede llegar a una situación llamada choque hipovolémico, cuyos síntomas más importantes son:

  • pérdida de conciencia
  • mareo
  • piel pálida y fría
  • sed.

En esta situación, el bebé tiene una probabilidad de sobrevivir de un 20%. Así, tras un golpe muy fuerte (esta situación tan grave suele ser consecuencia de un accidente de tráfico), la embarazada debe permanecer bajo observación hospitalaria durante unas horas.

Desprendimiento de placenta

Esta es otra situación peligrosa que puede darse tras un golpe en el abdomen cuando el embarazo está avanzado: llevaría al bebé a quedarse sin oxígeno. El desprendimiento de placenta solo puede producirse en la segunda mitad del embarazo, y es preciso realizar una cesárea urgente para salvar al bebé.

Cuando está causado por un golpe, el desprendimiento puede ocurrir a las pocas horas; por ello, toda embarazada en esta situación necesita estar ingresada bajo observación durante unas horas hasta que el riesgo desaparece por completo.

¿Qué síntomas tiene?

  • El principal síntoma es una contracción mantenida del músculo del útero, que se pone duro y duele.
  • Otro síntoma habitual es el sangrado por la vagina.
  • Inicio de las contracciones de parto, que puede ser grave si el embarazo todavía no ha superado las 35 semanas, ya que, en ese caso, el bebé sería prematuro.

Posible aborto

Si el golpe fuerte se produce antes de las 22 semanas, entonces puede causar un aborto, que se reconocería por:

  • un sangrado vaginal
  • o la pérdida de líquido amniótico.

Con menos de 16 semanas ese riesgo es menor, porque el bebé intrauterino se localiza todavía muy abajo, protegido por los huesos pélvicos.

A mayor edad gestacional, el útero ocupa más parte del abdomen y es más vulnerable.

La mejor manera de evitarlos

De cada diez golpes que requieren evaluación médica, siete se deben a un accidente de tráfico; dos, a caídas; y uno, a una agresión.

1. Accidentes de tráfico

En el hospital quizá necesiten hacerte radiografías. No te preocupes, hoy en día conllevan una dosis muy baja de radiación y, muchas veces, el beneficio de realizarlas supera el pequeño riesgo, que baja cuanto más avanzada está la gestación.

Prevención: La primera medida es el uso correcto del cinturón:

  1. Ajustar la tira baja a la altura de las caderas y la pelvis, por debajo del abdomen.
  2. Colocar la tira del hombro cruzando el pecho, lejos del cuello, por encima del abdomen.
  3. Por supuesto, es fundamental respetar las normas de seguridad.

2. Caídas y accidentes domésticos

En el tercer trimestre aumenta el riesgo de caídas, lesiones laborales y accidentes en el hogar.

Prevención: El embarazo es un tiempo de relax; evita las prisas. Deberías también adoptar una adecuada higiene postural, como agacharte flexionando las rodillas o no cargar objetos pesados. Adecúa tu hogar para que los muebles te dejen suficiente espacio para moverte y elimina o resitúa los objetos inestables que se puedan caer.

3. Violencia doméstica

La mayoría de las veces los malos tratos existen antes del embarazo. Entre los factores de riesgo más importantes están el consumo de drogas y alcohol.

Prevención: Busca ayuda especializada, pero recuerda que tienes a tu disposición el número de teléfono 016.

¿Cuándo acudir a urgencias?

No dudes en trasladarte al hospital si te encuentras en alguna de estas circunstancias:

  1. El golpe ha sido por un accidente de tráfico.
  2. Notas síntomas como pérdida de conciencia, mareo, piel pálida y fría, y sed. En estos casos, mejor que el traslado sea en ambulancia.
  3. El golpe ha sido en el abdomen y estás en la segunda mitad del embarazo.
  4. No percibes el movimiento de tu hijo y has cumplido las 24 semanas de embarazo (lo normal es notar un mínimo de tres movimientos cada dos horas).
  5. Tienes sangrado o pérdida de líquido por la vagina.
  6. Notas que el abdomen se mantiene duro o sientes mucho dolor.
  7. Las dudas te están agobiando. Te sentirás mejor cuando los médicos se aseguren de que todo está bien.

¿Hay que llamar a una ambulancia?

Sí, si te mareas o te parece que podrías llegar a perder el conocimiento, o si existiera un sangrado muy abundante. Llamad al 112, el número de emergencias válido para toda Europa.

Mientras esperas la ambulancia, échate. La mejor postura es tumbada sobre tu lado izquierdo, con una almohada para la cabeza.