"El hospital solo para las urgencias"

ENTREVISTAMOS A CATHERINE BÉCHARD

"En el parto, el hospital, solo para las urgencias"

Cuando se sacaron los partos de las casas, se les quitó a las mujeres el poder de creer en ellas mismas y en su capacidad de dar a luz. ¿No es hora de que se les devuelva?

Cristina Romero

15 de diciembre de 2017, 09:08 | Actualizado a

Entrevistamos a Catherine Béchard, osteópata, directora del documental Loba, con el que esta experimentada profesional desea mostrar a las mujeres cómo se vive hoy en día el parto. Para ello recoge el testimonio de cuatro madres de diferentes puntos del planeta: México, España, Francia y Cuba. Saber cómo vivieron ellas la llegada de sus hijos, permite a otras mujeres poder decidir cómo desean vivir un momento tan especial y único en sus vidas.

¿Cómo surgió la idea del documental Loba?

Hace 25 años que curo a niños y a mamás, y he podido ver cómo sus condiciones han ido empeorando. Muchos de los problemas que he tenido en mis manos (respiratorios, cardiacos, supuesta hiperactividad...) estaban causados por fórceps, cesáreas... Esta situación es internacional, lo he visto en México, en Barcelona y en Toulusse, así que me dije a mí misma que no podría curar a todo el planeta, pero sí quería hacer una alarma.

¿Tan perjudicial es el trato que reciben las mujeres en un hospital?

Es como una violación y la única manera de acabar con esta situación es diciendo las cosas. Las mujeres ante la pregunta sobre cómo fue su parto responden que normal. Entonces dices: “¿Oxitocina sintética? Sí”, “¿Epidural? ¡Ah, claro que sí!”, “¿Episiotomía? Sí”, “¿Cesárea? Sí”, “¡Ah, entonces no es normal”.

Entonces, ¿por qué Loba no es una película sobre el parto en casa?

Decidí pedirles a mis pacientes que explicaran su parto a otras madres y padres para que no les pasara lo mismo. Y es que una mujer embarazada también puede decidir parir en un hospital y está bien decirle: “Cuidado, hay este y este problema”.

¿Cuál es el papel de los doctores en esta situación?

Los médicos le quitan la responsabilidad del parto a la mujer, al bebé y al padre. Desean encargarse ellos de todo y no tienen la formación de las comadronas, ni disponen de lugares tranquilos, así que se acaban estresando e interviniendo en el proceso, e incluso llegando a abrir.

El no dejar a la mujer ser la protagonista de su parto, ¿qué consecuencias tiene más allá del parto?

Esta historia del no confiar en la mujer, en su capacidad de parir, va mucho más lejos. Una mamá que pare a su bebé tranquilamente, va a estar fuerte y confiada, y no va ir corriendo a urgencias ante la mínima tos del bebé. Directamente, lo que hará cuando haya un problema, será escuchar a su bebé, porque se siente fuertes y siente a su bebé fuerte. Sin embargo, cuando les quitan su parto, las mujeres se sienten sin poder. Una mujer que pare a su bebé en casa estará fuerte y confiada.

Lo que nos dices es que el hospital no debería ser la primera opción a la hora de dar a luz...

No estamos en contra del hospital, porque hay mujeres que necesitan una episiotomía, una cesárea..., pero solo se debería ir si hay una urgencia. En cambio, el hospital quiere tener él el 100% de las parturientas y no permite que hayan otros espacios, como las casas de parto o los partos en casa. Es más, se ponen en guerra contra las comadronas o las mujeres que eligieron parir en casa y luego necesitan ir porque se ha presentado algún problema. El hospital no tendría por que ser el lugar del parto normal. Yo estoy luchando para ello, para que solo esté para las urgencias.

Muchas mujeres y sus parejas eligen que su hijo nazca en un hospital porque les da seguirdad. ¿Cómo lo ves?

Para mí no es un lugar donde yo me sentiría segura para parir, pero hay mujeres que sí lo sienten así y yo no lo voy a juzgar. Solo pedimos que nos den la oportunidad a las mujeres de elegir dónde parir. Para mí, el mejor lugar es mi casa y con la comadrona que yo elijo, porque sé que con esta mujer puedo meterme en mi cueva interior. En el hospital estaría mirándolo todo (los monitores, la gente que entra...) y estaría fuera de mi cuerpo, con las fatales consecuencias que eso tiene.

Hoy en día, hay clínicas que dicen que quieren hacerlo como si la mujer estuviera en casa. Tener un parto natural es la voluntad de todas, pero es como una ilusión, y la película está para que si este es tu sueño, sepas cual es la realidad y entonces puedas decidir.

¿Es un documental pesimista?

Muchas personas dirán que las mujeres tendrán miedo después de verlo, pero yo digo que una mujer consciente debe saber el peligro que hay para poder decidir. Hace un año que se estrenó en Francia y hay mujeres que me han dicho que tras verla han parido en el hospital, pero bien, porque han comprendido que eran ellas las responsables de su parto, y cuando les proponían algo que no querían decían: “No, disculpa, déjame vivir mi parto”. La película permite a las personas saber que “yo soy la maestra de mi parto”. No es “el otro”.

¡Gracias!

Artículos relacionados