13 claves en la alimentación de tu bebé

SALUD BEBÉ

13 claves en la alimentación de tu bebé

Desmontando viejas ideas acerca de cómo es mejor que coma tu hijo.

26 de agosto de 2018, 07:00 | Actualizado a

  1. La mejor manera de asegurarnos de que nuestro hijo come todo lo que necesita es poner alimentos sanos a su alcance. No forzarle y estar relajados mientras comemos fomentará su buena relación con la comida.
  2. Durante el primer año su principal alimento es la leche materna. A partir del séptimo mes puede ir probando alimentos, dejando unos días entre novedad y novedad para ver la tolerancia.
  3. Hay que evitar los sólidos con riesgo de atragantamiento (aceitunas, frutos secos...), también los desnatados, el marisco y la miel. La leche de vaca puede probarla a partir del año.
  4. Los purés no son imprescindibles; muchos niños prefieren un plátano antes que uno triturado.
  5. A los padres a veces nos hace gracia que los bebés empujen con la lengua la comida que les introducimos en la boca con la cuchara. Pero este reflejo (de extrusión) significa que todavía no están preparados para comer otros alimentos diferentes a la leche materna.
  6. No hay que obligar ni insistir en que se acabe la cantidad de alimentos que nosotros hemos decidido ponerle. Un bol lleno de varios ingredientes pasados por una batidora eléctrica corresponde a una cantidad de comida más que considerable. A lo mejor, ni nosotros nos lo podríamos terminar. Tampoco debemos olvidar que su estómago es muy pequeño, así que no lo obliguemos nunca a terminárselo todo; comer nunca debe ser entendido como un castigo.
  7. Hay que ir con cuidado con la sal: acostumbrar a los niños a platos muy salados puede crearles una tendencia a la hipertensión en la edad adulta. Mejor cocinemos sin sal y la poca que se añada que sea yodada.
  8. Respetar el apetito y los gustos culinarios de nuestros hijos es una tarea que nos hemos de imponer. Es lícito que los padres queramos que los niños coman sano y variado, pero la clave es practicar con el ejemplo desde hoy mismo.
  9. Variar las cocciones (hervido, al vapor, a la plancha, al horno...) y las presentaciones redunda en el atractivo de la comida. Por cierto, es bueno añadir el aceite siempre al final.
  10. Tomar alimentos crudos y acostumbrarse a comer ensaladas y fruta es vital para una dieta sana. Además tiene la ventaja que puede comerse con los dedos y entre horas.
  11. Ni hay que abonarse al puré con múltiples ingredientes, ni ofrecer siempre un primero y un segundo. Existen platos únicos muy completos y, por otra parte, no es necesario, ni deseable, consumir siempre carne en todas las comidas del día.
  12. Los caramelos, los refrescos, la bollería o los dulces no son terreno totalmente prohibido... pero debe pisarse sólo de vez en cuando.
  13. El agua es, a partir del séptimo mes, la segunda mejor bebida que le podemos ofrecer tanto durante las comidas como entre horas; a parte de la primera: la leche materna.
Quiero que mi hijo coma sano

NIÑOS MÁS SANOS

Quiero que mi hijo coma sano

Artículos relacionados