Casa sana para tu bebé

CLAVES

Una casa sana para tu hijo

Cuando nacen los hijos cambia nuestra vida, ¡y la casa! Adapta las zonas comunes a los niños, y disfrutad del tiempo juntos.

Elisabet Silvestre

29 de octubre de 2017, 07:00 | Actualizado a

Los niños necesitan tener contacto con la naturaleza para crecer sanos. De hecho, el síndrome de Heidi describe los síntomas de los niños que crecen en ambientes con carencia de verde. Los estudios muestran que muchos de los niños catalogados como déficit de atención o hiperactividad en realidad revelan una falta de naturaleza. Por eso, es vital crear en casa un ambiente saludable para ellos.

Si te preguntara qué espacios de la casa están organizados para los niños, ¿cuál sería tu respuesta?: ¿su habitación? (¡de eso no hay duda!); ¿puede que una zona del baño?, pero ¿y el salón? Es la estancia familiar por excelencia y, sin embargo, muchas veces se convierte en un “campo de minas” donde los niños no pueden apenas ni moverse. Te proponemos algunas ideas para crear una zona confortable:

  1. Luz natural cerca de la zona de juego es la mejor medicina: sincroniza los ritmos biológicos y ayuda a tener un sistema inmune saludable.
  2. Plantas de varias especies y tamaños ayudan a crear un entorno natural, a tener verde en casa. Además, son los mejores purificadores del aire de compuestos orgánicos volátiles.
  3. Compartir tiempo y disfrutar de un espacio confortable en el que jugar, pintar, leer un cuento...

Las claves de un espacio infantil saludable

  • Sitio para moverse. Permite los juegos dinámicos y creativos. Está comprobado que el sedentarismo se relaciona con una mayor vulnerabilidad ante las enfermedades, la obesidad o la hiperactividad.
  • Materiales naturales. Evita en lo posible los objetos de plástico. Apuesta por la lana, el algodón, la madera..., ya que, entre otros beneficios, evitarás la electricidad estática. Y deja que los niños se descalcen: se sentirán más relajados.
  • Ergonomía a su medida. Opta por piezas a la medida del niño, con sillas y mesas que les resulten ergonómicas. Elige mobiliario adecuado a sus necesidades, de materiales agradables al tacto y sin cantos agudos.
  • Notas de color. Equilibra el espacio combinando tonos que estimulan (naranja, rosa...) con otros que relajan (azules y verdes). Puedes introducirlos en detalles y textiles como cojines o mantitas para el sofá.
Transformar la casa a su medida

BEBÉS EXPLORADORES

Transformar la casa a su medida