Qué podemos hacer para prevenir (y tratar) picaduras en nuestros hijos

SALUD NIÑOS

Cómo prevenir picaduras

Elegir repelentes de insectos específicos para niños, evitar las zonas con colmenas o avisperos y no usar colonias o cremas de olores intensos son algunas de las medidas a tomar.

17 de septiembre de 2018, 11:52 | Actualizado a

Quizás una de las ideas más importantes que tenemos que transmitir a los niños, y tal vez la más difícil, es que hay momentos en los que se debe ser prudente. Por ejemplo, ante la presencia de un insecto o un animal “peligroso”, es importante tratar de mantener la calma y alejarse lentamente.

Nos convertiremos en un buen ejemplo si tenemos algunas pistas.

Abejas y avispas

Durante una salida al campo es importante evitar zonas donde haya colmenas o avisperos. Otras medidas son:

  • Usar ropa de colores discretos sin estampados llamativos. Si es posible, conviene llevar pantalones largos y camisetas de manga larga.
  • No utilizar perfumes o cremas de olor intenso y mantener el cuerpo libre de sudoración.
  • Mirar dónde nos sentamos.
  • Enseñar a los niños que, ante la presencia de un insecto, hay que intentar estar tranquilos y alejarse despacio.
  • Utilizar repelentes de insectos especiales para los niños.
  • Si el insecto nos acaba picando, hay que retirar cuidadosamente el aguijón raspando con una pinza o la punta de las uñas (nunca exprimir), lavar la zona con agua y jabón, mantenerla fresca con compresas de agua fría o hielo y aplicar un antiséptico.

Tábanos y mosquitos

A pesar de la similitud con el caso anterior, son necesarias unas mínimas medidas específicas de prevención:

  • Utilizar repelentes de insectos y camisas de manga larga y pantalones largos al salir de excursión.
  • Vaciar los cubos o las macetas que acumulen agua de lluvia.
  • Si se produce una picadura, hay que lavar la lesión con agua y jabón, y aplicar una crema antipruriginosa (contra el picor) para evitar el rascado y una posible infección posterior.

Orugas

Cuando descienden de los pinos, las orugas procesionarias forman largas hileras y “ensaimadas” de las que con- viene apartarse. Es importante:

  • Siempre que se vaya a cualquier lugar en que haya pinos, llevar gorra y los brazos y las piernas protegidos (manga y pantalón largo).
  • Mirar hacia arriba en los bosques, para localizar las bolsas de orugas.
  • Llevar una pomada antihistamínica por si se produce algún contacto.
  • Si se tocan, hay que retirar los pelos adheridos a la piel colocando una tira de esparadrapo o una cinta adhesiva encima y desprendiéndola instantes después. A continuación, aplicar la crema sobre la lesión.

Animales marinos

Anémonas de mar y medusas son el principal peligro. Ante una picadura lo más importante es:

  • Ayudar a tranquilizar al niño y lavar la herida con agua salada para desprender los tentáculos o filamentos.
  • No frotar la zona para no extender los nematocistos (células urticariantes) y desprenderlos con unas pinzas o con el filo de un cuchillo.
  • Aplicar cualquier pomada o crema antihistamínica que se tenga a mano.
  • En caso de lesiones severas y extensas, trasladar al niño al centro sanitario más cercano.