dermatitis pañal

Fichas de salud

Cómo tratar la dermatitis del pañal en un bebé

25 de abril de 2016, 15:44 | Actualizado a

Afecta sobre todo a bebés y niños entre los 6 y los 12 meses y no suele causar grandes problemas si se trata adecuadamente. Los padres podemos prevenir su aparición con sencillas medidas que ayudan a mantener seca y sana la piel cubierta por el pañal.

Mantener la piel sana del bebé

Aunque el uso del pañal está muy extendido y es muy práctico, el contacto de la piel que este cubre con las micciones y deposiciones del bebé, puede acabar provocando irritación. La piel sana tiene un manto graso que actúa como una barrera mecánica frente al exterior y que contribuye a evitar la pérdida de agua a través de la piel. Pero si mantenemos excesivamente húmeda esta zona del pañal, se crea un microclima que puede acabar provocando maceración de la piel: se hidrata demasiado y se vuelve más sensible a dañarse por los roces.

Este microclima húmedo reduce también la capacidad de barrera de la piel, favoreciendo que las sustancias irritantes penetren en su interior de la piel y que los microorganismos se desarrollen más fácilmente. Por eso, conviene mantener la zona del pañal seca y protegida con cremas adecuadas, para que se conserve sana.

Los roces entre piel y piel o entre la piel y el pañal causan lesiones físicas, que son más intensas en las partes de mayor roce interior de los muslos, genitales, nalgas, pubis. Las lesiones que provoca son mayores cuando se combina el roce con el exceso de humedad.

Irritación por orina o heces

Las heces de los niños contienen gran cantidad de enzimas producidas por la flora bacteriana intestinal, constituyendo uno de los mayores irritantes para la piel, especialmente si la función de barrera está alterada.

Las enzimas ureasas transforman la urea de la orina en amoníaco, produciendo un aumento del pH, que favorece aún más la irritación por parte de otras sustancias presentes en la materia fecal. Algunos estudios demuestran que los niños que reciben lactancia materna exclusiva tienen en su intestino menos bacterias productoras de ureasa, siendo menor el pH de las heces, lo que conlleva una menor frecuencia de dermatitis del pañal.

Las heces de los niños contienen enzimas de la flora bacteriana intestinal y son irritantes para la piel

Por otra parte, el recién nacido puede orinar fisiológicamente más de 20 veces al día, y en los siguientes meses, en la etapa de lactante (aproximadamente hasta los 12 meses) puede reducirse hasta 7 veces al día. El amoníaco producido por la orina no actúa como irritante inicial, pero si se acumula en la piel inflamada y cubierta por el pañal empeora las lesiones y ayuda a perpetuar el problema.

Factores que agravan la dermatitis

Existen otros factores que, aunque menos importantes que los anteriores, pueden agravar una dermatitis ya existente. Uno de ellos es una higiene de la piel inadecuada por el uso de jabones muy irritantes, o incluso por un exceso de limpieza que dañe la barrera protectora de la piel. Las toallitas húmedas pueden contener compuestos que irriten la delicada piel del bebé, y más, si ya la tiene irritada. Por ello, si bien resultan muy prácticas, se aconseja usarlas sólo cuando estemos fuera y en casa, lavarle con una esponjita y agua.

Otro, más grave, son las bacterias, que pueden penetrar la barrera cutánea alterada y causar infecciones que compliquen el proceso. Un tipo de hongo muy común y presente en las heces de los niños (Candida albinas), puede invadir la piel macerada o inflamada y aumentar la severidad de la dermatitis. Un tratamiento previo con antibióticos orales puede causar un desequilibrio en la flora bacteriana intestinal, promoviendo un crecimiento excesivo de este hongo en las heces.

Un exceso de limpieza daña la barrera protectora de la piel. Las toallitas húmedas pueden contener compuestos irritantes

Asimismo, pueden empeorar las lesiones con la diarrea, al aumentar la cantidad de líquido en las deposiciones y el ritmo intestinal, eliminando una mayor cantidad de enzimas y microorganismos en las heces; y con algunas alteraciones del aparato urinario que causan salida persistente de orina.

Medidas de prevención eficaces

Lo más importante es prevenir la dermatitis efectuando y manteniendo una buena higiene de la zona, que debe permanecer seca y limpia, utilizando pañales absorbentes y cambiándolos con frecuencia. El agua (tibia) y el jabón (ácido o neutro) deben emplearse solo en el momento del baño. Se han de evitar los perfumes y debemos secar bien el área con toquecitos suaves, sin frotar la piel con la toalla. Con cada cambio de pañal, conviene utilizar un producto dermoprotector, como la pasta lassar o cremas similares. Pero no deben aplicarse en cantidad excesiva.

Para reducir los roces, el pañal debe ser lo más cómodo posible y se ha de evitar ajustarlo demasiado. Los pañales desechables ultra absorbentes, transpirables y no oclusivos contienen un gel dentro del núcleo de celulosa que puede absorber varias veces su peso en orina y tiene la capacidad de reducir el pH elevado de la zona. Si se usan pañales de tela, deben enjuagarse varias veces después de cada lavado para eliminar cualquier resto de jabón o detergente que pudiera irritar la piel.

Se han de evitar los perfumes y debemos secar bien el área con toquecitos suaves, sin frotar la piel con la toalla

Si la piel está irritada, o si el bebé sufre de episodios repetidos de dermatitis, es recomendable dejar descansar al bebé sin pañales durante varias horas al día, para secar y “ventilar” la zona afectada. Conviene evitar, en todo caso, el uso preventivo de medicamentos como corticoides, antibióticos y antifúngicos tópicos, por el riesgo de alergias; solamente se pueden emplear bajo prescripción del pediatra.

Granitos, ampollas o llagas

La mejora de la dermatitis tiene que llegar en unos 2 o 3 días después de aplicar las medidas de prevención y tratamiento indicadas. Deben desaparecer los sarpullidos y el enrojecimiento característico. Pero si no es así, si perduran más allá del cuarto día, o bien el sarpullido se propaga a otras zonas o aparecen granitos, ampollas, llagas…, y si se acompaña de fiebre, conviene consultar al pediatra, para que este evalúe la evolución del bebé o del niño.

Posibles complicaciones

La zona del pañal puede verse afectada por otras enfermedades además de la dermatitis del pañal, como psoriasis o dermatitis atópica. En esos casos, el examen del médico ayuda a diferenciarlas. A veces, el pediatra puede prescribir tratamientos con corticoides tópicos que disminuyen o eliminan la inflamación, antifúngicos si hay cándidas, y antibióticos tópicos si hay una infección bacteriana demostrada.

Las posibles complicaciones se deben habitualmente a infecciones o al uso de medicamentos no adecuados para su tratamiento. Por ejemplo, el uso de corticoides tópicos de alta potencia puede provocar granuloma en el glúteo infantil, con nódulos violáceos o rojo púrpura de hasta 2-3 cm de diámetro. Y a veces, cuando la dermatitis remite, puede quedar una decoloración de la piel, e incluso alguna cicatriz en la zona.

Te puede ayudar

  • Cambiando el pañal con frecuencia se evita que perdure la humedad, pero no hay que limpiar al bebé con jabón, esto es solo para cuando lo bañamos y debemos evitar paños y toallitas empapadas con alcohol, perfumes y talco.
  • Si se usan pañales de tela, conviene lavarlos con jabón neutro, enjuagar bien y evitar el uso de suavizantes que puedan resultar irritantes.