Un desayuno sano

NIÑOS SANOS

Un desayuno para ganar energía

Los niños son pura vitalidad, y por la mañana necesitan un aporte equilibrado de nutrientes que les dé fuerza para todo el día. ¡Te descubrimos una nueva alternativa!

Joan Sabater

11 de julio de 2017, 07:00 | Actualizado a

La palabra desayuno significa etimológicamente “salir del ayuno”, y debería ser, tanto para nuestros hijos como para nosotros mismos, la comida más importante e imprescindible del día, aquella que nos aporte el combustible necesario para afrontar los nuevos retos.

De ahí surge la pregunta del millón:

¿Qué requisitos debe tener un buen desayuno?

Generalmente, lo primero que tomamos nada más levantarnos son alimentos vacíos de nutrientes que contienen harinas y azúcares refinados, aceites hidrogenados o mermeladas dietéticas que contienen productos químicos, como conservantes o estabilizantes.

Estos alimentos, absorbidos rápidamente por el organismo, provocan un aumento brusco de los niveles de azúcar en sangre, pero transcurrido un tiempo, se produce una disminución de glucemia, que da lugar a una sensación de cansancio y fatiga.

Para toda la familia

Una excelente alternativa es empezar el día con un desayuno energético, natural y ecológico.

Y la crema Budwig es un buen ejemplo. Elaborada con ingredientes crudos y alcalinos, es un preparado de alto valor nutricional, rico en vitaminas, minerales, proteínas, oligoelementos, hidratos de carbono de liberación lenta y ácidos grasos complejos.

Tomarla eleva el rendimiento físico e intelectual, y evita llegar a la hora del almuerzo sin recaídas energéticas, porque ¡te sientes saciado toda la mañana! Y no solo eso, sino que aporta un tercio de la energía diaria que necesita un adulto (300 kcal/ración).

Una opción sana y fácil de elaborar

La crema budwig, uno de los desayunos más completos desde el punto de vista nutricional, se elabora con ingredientes integrales, biológicos y aceites de primera presión en frío.

¿Qué ingredientes necesitas?

  • 2 ó 3 cucharadas de bebida de soja ecológica, o 2 ó 3 cucharadas de tofu en puré.
  • 1 cucharada de aceite de girasol, de primera presión en frío o de germen de trigo.
  • 2 cucharadas de zumo de limón.
  • 1 plátano pequeño y maduro.
  • 1 cucharadita de azúcar integral o de miel no pasteurizada.
  • 1 cucharada de pasas y 3 avellanas molidas, 3 almendras o 1 nuez.
  • 1 cucharadita de semillas oleaginosas molidas de lino o pipas de girasol, calabaza, sésamo.
  • 1 cucharada de cereales crudos, molidos 20 segundos (trigo sarraceno, sésamo, cebada, avena...).
  • 1 cucharada de levadura de cerveza virgen sin sabor y una cucharadita de germen de trigo.
  • 1 cucharada de polen para niños y embarazadas, y media cáscara de huevo para aquellas mujeres que hayan entrado en la etapa de la menopausia.

¿Cómo se prepara?

Y la preparación es sencilla, basta con batir la bebida de soja o el tofu, añadir el aceite emulsionado y mezclar con el resto de ingredientes.

Artículos relacionados