Estoy preocupada por su desarrollo

FICHA SALUD

Estoy preocupada por su desarrollo

En relación al desarrollo psicomotor del bebé hasta los 2 años ¿Qué sería motivo de consulta al pediatra?

Ana María Obradors

10 de junio de 2018, 10:21 | Actualizado a

Entendemos por desarrollo psicomotor al proceso de adquisición progresiva de habilidades por parte del bebé o del niño a lo largo de la infancia.

Un buen desarrollo psicomotor es sinónimo de un buen desarrollo del sistema nervioso así como del aprendizaje y de la interacción adecuada con el medio en el que vive y le rodea.

El desarrollo psicomotor es una continuidad y evolución en el desarrollo primero del embrión, del feto, del recién nacido, del niño y finalmente del adulto.

En general las habilidades a adquirir son generales para todos los niños, aunque no en la edad de adquisión ni en su rapidez en adquirirlas, ya que de ello depende de su entorno, de sus características genéticas, estímulos recibidos. A pesar de ello se acota en unos márgenes máximos y mínimos en la edad para poder descartar algún tipo de retraso, avance o patología.

En las revisiones periódicas al pediatra o enfermera de pediatría valorará mediante una tabla de desarrollo psicomotor, la evolución del bebé y detectar precozmente cualquier signo de alarma para poder actuar con rapidez y ser evaluado por el especialista en el caso necesario lo antes posible.

CUÁNDO SE EXPLORA

Donde se evalúa

Habitualmente es el la consulta del pediatra y por eso es muy importante la asistencia a los controles programados de salud. El centro de salud o servicio de pediatría donde acudáis, os guiarán en los controles a seguir y los cribados o pruebas que el bebé debe realizar o habilidades que debe adquirir. Cada comunidad autónoma tiene sus propias guías o programas pero todas tienen el mismo objetivo o finalidad.

Cuándo y cómo se mide

A pesar de que en el centro de salud o el pediatra o enfermera os advertirán de cuándo hay que pasar los controles, el bebé debe valorarse desde el nacimiento hasta los dos años al menos un mínimo de tres veces los primeros 6 meses de vida y cuatro entre los 6 y los 24 meses.

En los niños mayores de dos años es recomendable pasar al menos dos controles entre los 2 y los 6 años. Por norma general se hace una revisión completa de cómo come, duerme y crece el bebé además de valorar el desarrollo psicomotor. Para determinar la buena evolución del bebé os preguntarán sobre qué avances notáis en el bebé: si os sigue con la mirada, si os sonríe, si os reclama el alimento, si juega con su voz y balbucea, si intenta coger algún muñeco, si se pone las manos en la boca, si intenta gatear... según la edad en que se realice el cribado. Además también se explorará activamente mediante el test de Denver o de Llevant que son las escalas que habitualmente se utilizan para el cribado. Apuntan unos ítems que ayudan a valorar los avances del bebé entorno al:

  • Desarrollo postural o motor: los avances del bebé en torno a los movimientos corporales, adquisición y coordinación.
  • Desarrollo del lenguaje: adquisición, edad de adquisición
  • Sociabilidad y contacto con el entorno: desarrollo de habilidades interactivas con el medio que le rodea
  • Desarrollo de las habilidades manuales: psicomotricidad fina o capacidad de destreza con las manos, capacidad de concentración y capacidad de concentración.

Estas escalas no son diagnosticas, si no que orientan sobre la evolución del bebé y si esta evolución está en el rango esperado o no.

En el control del niño sano también os preguntaran sobre cómo ha ido el embarazo y el parto. Los antecedentes sobre algún tipo de enfermedad en la familia también deben tenerse en cuenta.

Dudas o preocupaciones

Es muy importante que tus dudas o preocupaciones sobre el desarrollo psicomotor de tu bebé las remitas al pediatra o enfermera de pediatría que os atienda. Según el pediatra P. Dworking el 90% de las preocupaciones de los padres acerca del desarrollo psicomotor se confirman según el estudio que realizó.

Si es necesario y para que no se te olvide puedes preparar la visita anotándote en una libreta o en el mismo libro de salud las preguntas a realizar al pediatra o las dudas que te hayan surgido.

¿QUÉ HACE EL MÉDICO?

  • Por lo general el pediatra y en algunos centros también la enfermera de pediatría evaluaran en las revisiones o controles de salud el desarrollo psicomotor.
  • Es una visita que requiere tiempo para poder interaccionar con el bebé y ver su grado de desarrollo. También para ver como el bebé interacciona con sus padres en el momento de la visita y resolver las dudas y preguntas de los padres. Para ello el pediatra o la enfermera, o ambos pondrán a prueba las habilidades del bebé con diferentes utensilios o herramientas que tendrán en la consulta como: campanilla, muñecos, cubos, sonajero…
  • Si se detecta algún parámetro fuera del rango que se considera “normal”, no necesariamente quiere decir que haya algún tipo de patología, pero el pediatra valora si debe realizar un seguimiento más cercano del bebé, también y en función de los parámetros alterados y de los antecedentes médicos determinará si es indicado derivarlo al especialista o seguir con el seguimiento en la consulta.

¿QUÉ SERÍA MOTIVO DE CONSULTA?

En líneas generales, consulta al pediatra si :

  • Al mes de vida tiene una irritabilidad persistente, no succiona bien o no reacciona a los ruidos.
  • 2 meses: si se sobresalta de una forma exagerada con los ruidos o hay ausencia de sonrisa.
  • 3-4 meses: si no aguanta bien la cabeza, no hay simetría de movimientos en las manos, no sigue con la mirada, no reacciona a los ruidos, no emite balbuceo, tiene las manos permanentemente cerradas, no patalea.
  • 6 meses: no balbucea, no hace gorgoritos, no puede sentarse con apoyo, si tiene las piernas muy rígidas o el tono muscular del cuello muy blando, no se mantiene en pie con ayuda.
  • 9 meses: no se mantiene sentado, no emite bisílabos “pa-pa, ma-ma...” no manipula juguetes.
  • 12 meses: no se mantiene en pie, no entiende ordenes sencillas, no llama con significado pa-pa, ma-ma
  • 15 meses: no camina solo, no arroja objetos, no tiene un vocabulario de 3-4 palabras, pasa continuamente de una actividad a otra.
  • 18 meses: no sube escaleras, no tiene vocabulario de 7-10 palabras, no conoce partes de su cuerpo, no construye torres de 2 cubos, no hace garabatos.
  • 24 meses: no utiliza el no, no corre, no asocia palabras, no juego simbólico, repite de forma continuada las mismas palabras.
  • En cualquier edad: si notas algún cambio anormal en la movilidad, en la postura del cuerpo, movimientos anormales de las extremidades o de los ojos.

Artículos relacionados