Me preocupa la caída de sus dientes de leche

SALUD NIÑOS

Me preocupa la caída de sus dientes de leche

A partir de los cinco años, la mayoría de los niños está deseando la visita del ratoncito Pérez. Se inicia un proceso que conviene seguir con atención.

Isabel Maura

3 de agosto de 2018, 07:00 | Actualizado a

Durante la primera infancia, los dientes definitivos se van desarrollando en el hueso maxilar. Cuando alcanzan un determinado tamaño, inician su camino hacia el exterior, se comen la raíz de los dientes de leche, que empiezan a moverse y caen, dejando el camino libre para que los otros se coloquen en su lugar. Es lo que conocemos como recambio dental: la sustitución completa de los dientes de leche.

En dos etapas


El recambio dental se inicia hacia los seis años y suele concluir alrededor de los 12-13, aunque se consideran normales
diferencias de hasta un año
, tanto por encima como por debajo.

También se observan diferencias de hasta un año entre ambos sexos: las niñas son más precoces, debido a influencias hormonales. Este proceso tiene lugar en dos etapas bien diferenciadas.

La primera suele iniciarse con la erupción de los primeros molares hacia los seis años. Estas piezas no se cambian sino que salen directamente por detrás de las últimas muelas de leche, en muchos casos sin que los padres se den cuenta.

A continuación, se cambian los incisivos centrales inferiores y después, los superiores.

En algunos casos, esta secuencia puede invertirse y los incisivos centrales aparecen antes que los molares definitivos. Esta etapa concluye con el recambio de los incisivos laterales, seguido de un período donde coexisten las dos denticiones, la de leche y la definitiva, sin que se produzcan cambios.

La segunda etapa suele iniciarse sobre los nueve años con el recambio de los caninos y los molares.

La secuencia en el maxilar superior es: primer molar, canino y segundo molar.

La secuencia en el inferior es: canino, primer molar y segundo molar. Éste erupciona hacia los 12-13 años.

Diferencias entre definitivos y de leche

  • La dentición definitiva está formada por 32 piezas dentales, mientras que los dientes de leche son 20.
  • La diferencia radica en que los molares definitivos no sustituyen a ninguna pieza, sino que salen directamente por detrás de los de leche.
  • Las piezas definitivas son más grandes.
  • Uno de los detalles que más llama la atención es la forma de los incisivos, ya que tienen en el borde una especie de sierra, más o menos pronunciada, los llamados mamelones dentales, que ayudan a romper la encía. Con el tiempo, se desgastan y desaparecen.
  • Otra de las características que más sorprende a los padres es el color. Los dientes definitivos son bastante más amarillos que los de leche.

La caída

Cuando empieza a moverse un diente podemos aconsejar al niño que lo empuje con la lengua para que caiga y deje camino libre al definitivo.

Si le ha salido un diente y el de leche no ha caído, hay que sacarlo lo antes posible para dejar que la nueva pieza se coloque correctamente en su sitio.

Entre la caída de un diente y la salida del sustituto puede pasar mucho tiempo. Visita al especialista: a veces faltan piezas y conviene detectar el problema a tiempo.