Imagen Niños veganos

SALUD

Niños veganos y sanos: 6 claves para una alimentación ideal

Varias claves para que tu hijo crezca sin que le falte de nada

Maria Manera

7 de agosto de 2016, 11:31 | Actualizado a

Hablan de ello en la televisión, en la radio y en la prensa...

¿Los niños? ¿Pueden llevar una dieta donde no haya ningún alimento de origen animal? ¿Es saludable? ¿No les afectará a su crecimiento y desarrollo?

Si se hace bien, ¿Por qué no?

La Academia de Nutrición y Dietética de Estados Unidos afirma que:

“Las dietas vegetarianas y veganas bien planificadas son saludables, nutricionalmente adecuadas y pueden proporcionar beneficios para la salud en la prevención y el tratamiento de algunas enfermedades”.

Y que bien planeadas son apropiadas para todas las etapas de la vida, incluyendo el embarazo y la lactancia, y cubren las necesidades de bebés, niños y adolescentes, al mismo tiempo que promueven un crecimiento normal. Veamos, entonces, en qué consiste una dieta infantil vegana correcta.

Pros y contras de algunos alimentos

No todos los alimentos son apropiados para los niños. Unos son mejores que otros, todo depende de sus propiedades nutricionales y de la cantidad de ellos que coman. Te ponemos dos ejemplos:

SÍ Soja:

Esta legumbre es muy habitual en la dieta vegetariana y es de los alimentos que más controversia genera: mientras hay quien le atribuye “superpoderes”, también existen voces que la vinculan con problemas hormonales y endocrinos.

En 2008, la Academia Americana de Pediatría se posicionó afirmando que no existen evidencias de que la soja pueda perjudicar el desarrollo, la reproducción o la función endocrina de bebés y niños. Y es que poco se diferencia de otras legumbres como los garbanzos o las lentejas. Es más, como todas, tiene una cantidad importante de proteínas de buena calidad, muy interesante para las personas vegetarianas, especialmente para aquellas que son veganas.

NO Algas:

Las denominadas “hortalizas de mar” son ricas en vitaminas y minerales, y lo que en principio podría parecer una ventaja es, en cambio, un problema: un gramo de alga kombu, por ejemplo, aporta 2.330 mcg de yodo, cuando la dosis recomendada en niños de 1 a 3 años es de 90 mcg/día, considerando que a partir de 200 mcg/día ya se trata de una cantidad no segura.

Otro inconveniente es que las algas contienen compuestos muy parecidos a la vitamina B12, que no ejercen su función y que, encima, bloquean la de la verdadera vitamina B12. Por último, algunas algas pueden acumular tóxicos presentes en el mar, como los metales pesados.

Niño verano y sano

6 claves para que tu hijo crezca sin que le falte de nada

  1. Hasta los seis meses, tal y como aconsejan todas las instituciones sanitarias, se recomienda la lactancia materna exclusiva. A partir de este momento, manteniendo la lactancia materna, y en función del interés y el desarrollo evolutivo del niño, puedes empezar a ofrecerle nuevos alimentos. El orden en que se los des no es relevante.
  2. Minimiza al máximo la presencia de alimentos malsanos en el entorno de tu hijo, y con ello nos referimos a: azúcar, mermelada, zumos, chocolate, galletas, aperitivos fritos..., porque todos ellos aportan calorías y, por lo tanto, sacian el apetito, pero, en cambio, su contenido en nutrientes interesantes para la salud, como pueden ser las proteínas, las vitaminas y los minerales, es pobre. Evita también todos aquellos productos que sean refinados y ultraprocesados.
  3. Garantízale al niño que sus necesidades energéticas estén cubiertas. ¿Y cómo se hace eso? Pues es muy sencillo, basta con que le ofrezcas alimentos que le aporten una alta densidad energética y nutrientes para crecer sano. Introduce en las diferentes comidas alimentos como el aceite de oliva, los frutos secos (ya sean triturados, en crema...), el aguacate, el plátano... Pero es que, además, este aprendizaje te permitirá darte cuenta de que la dieta vegana puede ser de lo más creativa y sabrosa.
  4. Incluye distintas fuentes de proteínas vegetal en cada comida principal (legumbres y derivados, cereales, frutos secos, semillas…). En los niños se recomienda que las tomen en cada comida o en un intervalo máximo de seis horas, junto con un aporte energético adecuado. Si sigues estas recomendaciones, no tienes por qué preocuparte, el aporte proteico estará cubierto. Como en la mayoría de los casos, una dieta muy variada (siempre a partir de alimentos saludables) es la clave.
  5. Asegúrate de darle suplementos de vitamina B12. Todas las personas veganas la necesitan porque esta vitamina no la produce el organismo y se obtiene de fuentes de origen animal. Es la manera de evitar serios problemas de salud. La madre vegetariana o vegana que amamante a su hijo también debe tomar fuentes fiables de vitamina B12 en cantidades suficientes y de forma regular (1.000 mcg unos dos o tres días a la semana). Si no lo hace, el bebé necesitará suplementos de esta vitamina (0,5 mcg/día hasta los 12 meses, y 10-40 mcg/día hasta los tres años).
  6. Aumenta la disponibilidad de hierro de origen vegetal ofreciéndole fuentes de este nutriente (legumbres, frutos secos, verduras de hoja verde...) junto con alimentos ricos en vitamina C (fresas, melón, cítricos, pimiento, tomate...). Respecto al calcio, una vez iniciado el destete, es necesario incluir alimentos ricos en este mineral (vegetales de hoja verde, frutos secos, legumbres, alimentos enriquecidos como la bebida de soja...).

Artículos relacionados