Cómo evitar la gripe, embarazada

EMBARAZO SANO

Cómo evitar la gripe, embarazada

El cansancio y el estrés físico y emocional producen una bajada de defensas, mientras que el bienestar, el relax y la felicidad las estimulan.

Pilar de la Cueva

8 de agosto de 2018, 07:00 | Actualizado a

Los enfermos crónicos son los que mayor riesgo corren en caso de contraer la gripe; otro grupo de riesgo son las embarazadas.

Las mujeres embarazadas son uno de los grupos más vulnerables ante la gripe H1N1, pero no porque su sistema inmunitario sea más débil, sino por las modificaciones transitorias que se experimentan en la gestación.

Hay que pensar que la mitad del material genético del feto –el que corresponde al padre– es extraño, y lo normal sería que sus defensas lo rechazaran, igual que ocurre en los trasplantes de órganos. Para que eso no ocurra, el sistema inmunitario de la madre disminuye su actividad. Por ese motivo, las enfermedades autoinmunes mejoran en el embarazo.

A pesar de ello, hay muchos factores que influyen en el funcionamiento de las defensas. El cansancio y el estrés físico y emocional producen una bajada de defensas, mientras que el bienestar, el relax y la felicidad las estimulan.

Descansar, dormir lo suficiente, una buena dieta y la práctica de algún ejercicio, aunque sea caminar, benefician al sistema inmunitario.

Buenos hábitos

La principal vía de transmisión del virus son las gotitas que se expulsan al toser, estornudar o hablar. Si la persona está infectada, el virus queda en el ambiente y en las manos, y puede transmitirse por contacto directo (al dar la mano), o al tocar objetos (pomo de puerta, barra del autobús, teléfono...). Al tener contacto con una superficie contaminada, el virus puede ingresar en el sistema al tocarnos los ojos, la nariz o la boca.

  • Si estás en contacto con personas enfermas de gripe, saluda sin dar la mano ni besos.
  • Si vas a lugares muy concurridos como hospitales o el metro, lávate las manos a menudo y a fondo, especialmente después de haber estado en lugares públicos.
  • Consume alimentos ricos en vitamina C, de conocidas propiedades antivirales, como las frutas, y especialmente los cítricos.
  • Cambia el café por té verde
  • Consume ajos y cebollas, de gran poder antiséptico cuando están crudos.
  • Cuídate, descansa, duerme bien, evita el estrés y haz ejercicio.

Artículos relacionados