Autoestima

Cuando es tu hijo quien te mira a ti

Cuando es tu hijo quien te mira a ti

Si están pendientes de nuestros gestos y palabras, intentando descifrar qué nos ocurre, algo no funciona. Somos los adultos los que tenemos que ofrecerles el cobijo de nuestra mirada, la seguridad de nuestro corazón.

Lo tengo, no lo tengo

Lo tengo, no lo tengo

Para un niño, hacer una colección es algo más que guardar objetos, es su modo de observar, ordenar y entender el mundo que lo rodea.

Juguemos con luces y sombras

Juguemos con luces y sombras

Curiosidad, emoción, creatividad... En cualquier lugar y sin límite de edad, la luz y la oscuridad dan mucho juego.

"Me daba igual el síndrome de Down"

"Me daba igual el síndrome de Down"

Leyre tiene un cromosoma de más. No sabemos a qué edad caminará o cuándo dirá papá y mamá, pero ¿acaso algún padre tiene respuestas para estas preguntas?

Le pegan en la escuela

Le pegan en la escuela

Con dar la voz de alerta no es suficiente. Nuestro hijo necesita que lo ayudemos a ganar seguridad interior y herramientas que le permitan librarse de las agresiones de los demás.

Cuando llegamos a casa

Cuando llegamos a casa

Tenemos tanto deseo de regresar al hogar para estar con nuestros hijos después de un largo día de trabajo, que ese mismo ímpetu nos traiciona. El reencuentro, emocionante, delicado y sin lágrimas, nos pide rebajar nuestro ritmo, acompasándolo al del niño.

Pequeños grandes cambios

Pequeños grandes cambios

Para poder acomodarse a nuevas situaciones, nuestros hijos necesitan una buena dosis de comprensión y palabras de aliento.

Los beneficios de dormir juntos

Los beneficios de dormir juntos

La investigación científica valida lo que los seres humanos saben por instinto desde hace miles de años: cuando dormimos con nuestros bebés, ocurre algo bueno y saludable.